Posts by ‘Marianela Garcet’

El miedo humano a la muerte

El miedo humano a la muerte

Por David Topí, 22-08-2013

El miedo humano a la Muerte

Si habéis leído los artículos de los últimos meses ya habéis visto que llevo algún tiempo trabajando con terapia regresiva, tanto en mi como en otros amigos, para investigar, comprender y experimentar de primera mano todo lo que sucede, o nos sucede a cada uno, en el llamado periodo entre vidas, cuando no estamos embutidos en el cuerpo físico, cuando somos solo ese “ser” que entra y sale de un mundo energético, etérico, para ir a mundo denso, físico.

Personalmente las regresiones que he vivido me han abierto los ojos y me han dado una información que no tiene precio para mi, y para lo que me interesa conocer de este proceso que es el juego de la vida, y desde luego, como terapeuta, lo que he sacado investigando con amigos y compañeros ha sido mucho más, pero mucho más, sorprendente e interesante y me ha abierto las puertas a realidades mucho más grandes de lo que había soñado nunca y han puesto en marcha acontecimientos para los que ya no hay vuelta atrás.

De todo esto, y para los que queráis tener una idea de cómo funciona todo este mundo de la terapia regresiva os recomiendo los libros de Michael Newton y Brian Weiss, son básicos para empezar, no explican cómo hacer terapia, explican los resultados que ellos se han encontrado, y como yo estoy llegando en resultados igual de interesantes y paralelos, en algunos casos, creo que son una buena base para empezar a moverse por este mundo.

El tema que hoy tenía intención de explicar tiene que ver con lo que un “guía” me dijo una vez: “el mayor temor de los humanos es el temor a la muerte” (vamos a hablar de guías como nombre genérico para todo tipo de seres con los que interactuamos cuando estamos en el periodo entre vidas, normalmente en el llamado alto astral o en el plano mental, aunque en algunos casos, ¡mucho más lejos!).

Y parece ser cierto, desde el lado de los que estamos vivos, porque os aseguro que desde el lado de los que “se van” es totalmente lo contrario.

Una gran liberación y un gran trauma

Cada vez que he revivido una de mis muertes en alguna de mis vidas pasadas, ha sido una liberación. No puedo explicarlo mejor. Cada vez que salía de mi cuerpo, y si es correcta mi información, lo he hecho más de 1000 veces, lo veía ahí abajo, tumbado, donde fuera que estuviera cuando acababa de fallecer, me sentía libre, por fin todo había acabado, por fin volvía “a casa”. En uno de los libros de Michael Newton, otra persona dijo que salir de una vida es lo mismo que salir de una piscina donde has estado buceando durante muchos años, bajo el agua, y de repente salir a la superficie y respirar aire fresco. Pues eso.

Todas las personas que he sometido a regresiones, tras la salida del cuerpo se sentían bien, contentos, liberados. Luego hay otras emociones diferentes, pero son por otras causas. Yo he sentido cabreo, frustración, desespero y cansancio, pero, personalmente, ha sido por el hecho de haber entrado y salido de una vida sin haber cumplido la misión que me había propuesto cumplir, cosa de lo que te das cuenta inmediatamente tras abandonar el cuerpo físico, porque recuperas la memoria de quien eres en realidad. Lo mismo me ha pasado con algunos amigos que al salir se han sentido cansados y apesadumbrados, por los mismos motivos, pero no por haber dejado atrás la existencia física, que es siempre un motivo de “alegría” para el que se va.

Lo difícil es bajar de nuevo

Sin embargo, es curioso, que, para muchas almas (vamos a usar este termino de forma genérica como el ser que somos, aunque ya vimos en artículos anteriores lo que el alma es realmente en referencia al espíritu) es la entrada en una nueva vida lo que cuesta más. Primero, no todo el mundo quiere bajar de nuevo, a muchas almas les cuesta enormemente tener que volver a la Tierra, no hablo ya de errantes o almas que vienen a ayudar y bueno, se resignan a entrar una y otra vez para cumplir sus promesas de ayuda, sino de cualquiera de nosotros que simplemente entra y sale de una vida para recoger experiencias, crecer y evolucionar.

La entrada, en todos los casos, es lo más traumático del proceso. Salir del mundo etérico del alto astral y tener que bajar otra vez al mundo de la materia. No es fácil. Se hace con ilusión porque es otra aventura más, pero no siempre es algo que sea fácil, pues la entrada en un cuerpo físico exige ciertos sacrificios a ese ser, entre otros, reducir la vibración, encajar en un cuerpo pequeño, perder la memoria de quien eres, y tener que empezar de cero. No es de extrañar que la salida del “juego” de la vida sea siempre un “buf, por fin se terminó esta partida”.

La muerte no es el final de nada, es una transición entre dos estados. Una entrada y salida. Como dijo otro ser que estaba con la persona en el periodo entre vidas, “si no perdemos el miedo a morir, no terminaremos por aprender nunca a vivir”. Y es que cada uno de nosotros elegimos el momento de entrar y el momento de salir, nada ni nadie nos puede hacer cambiar esos dos puntos excepto nosotros mismos, por lo que todos nos vamos cuando lo consideramos oportuno, y cada cual tiene sus razones para abandonar una encarnación cuando lo hace, sin que eso signifique una modificación de los parámetros acordados con aquellos que tiene alrededor y con los que ha encarnado. Si se nos va gente antes de tiempo, desde nuestro punto de vista, es porque así lo habían decidido, si nos vamos nosotros antes que otros, es porque así lo hemos pactado. En este tipo de situaciones siempre hay pactos y acuerdos pre-karmicos.

Una amiga mía en una regresión donde estuvimos revisando su antepenúltima encarnación vino para vivir solo 15 años, darle un mensaje a sus padres, hacerlos despertar a un cierto tipo de visión del mundo y largarse de nuevo mediante un accidente provocado por ella misma a nivel de alma, pues la misión se había cumplido. Todos los casos son iguales y no hay fallos en el sistema. Los que se quieren ir antes de tiempo tienen que buscarse la vida para que los acuerdos y lecciones que habían prometido llevar a cabo se hagan de alguna otra forma, si es que ya no desea cumplir su parte del trato a nivel físico, pues el libre albedrio sigue existiendo, sin embargo, eso no le exime de la responsabilidad de cumplir esos acuerdos de alguna otra forma, de ahí que queden cosas pendientes entre personas de una vida a otra, o de ahí que se reconfiguren las vidas de aquellos que han sido “dejados atrás” para permitirles seguir creciendo y avanzando por otro lado. Todo este proceso es siempre dinámico, nunca es estático, y siempre está en constante re-parametrización y reconfiguración.

Fallecimientos masivos y desastres naturales

Por otro lado, muchas veces, cuando mueren miles de personas en desastres naturales, en eventos de enorme magnitud que nos afectan a todos a nivel del inconsciente colectivo, nos parece una desgracia que esto pueda suceder. Sin embargo, todas esas almas han acordado irse en ese preciso momento, y por eso esa persona se encontraba “ahí”, en ese lugar, en ese instante. Quizás las razones individuales de cada individuo sean diferentes, quizás no, quizás hay algún tipo de acuerdo, karma, lección o experiencia común necesaria. Pero, en todo caso, todos, a nivel de alma, sabían donde tenían que estar y cuando tenían que estar. A los que no les tocaba, su ser ya se encargó de sacarlos de la zona.

En estos momentos en los que nos encontramos en el planeta, el tema de los desastres naturales es algo in crescendo. Ya sabéis que los terremotos, huracanes, volcanes, socavones, tormentas fuera de control, etc., etc., llevan algún tiempo al alza y seguirán así. Sabemos que se debe al influjo de energías de alta vibración, que llamamos de cuarta densidad, chocando con energías de baja vibración, con clústeres de energías 3D negativas que tienen que desaparecer y transmutarse para que las otras puedan integrarse, y de ahí que la naturaleza esté haciendo un trabajo de equilibrio constante. Sobre este tema, otro guía nos dio una explicación muy clara en otra sesión.

La conversación había derivado al trabajo que están haciendo muchos seres de los planos no físicos para equilibrar los campos energéticos de la Tierra:

David: pero siguen habiendo muchos terremotos, huracanes, socavones, etc..

Guía: es necesario David

David: es para transmutar energía, supongo…

Guía: correcto. Cuando vosotros empleáis vuestro lenguaje, desastres naturales, no tendríais que llamarlos así, son equilibradores naturales. Hay gente en vuestro planeta, que, con su buena intención están trabajando en contra de estos equilibradores naturales, porque están pidiendo que no sucedan, que no se muevan. Y tienen que moverse, lo que pasa es que las personas, muchísimas personas que viven en vuestro planeta, no comprenden todavía la muerte física, ni siquiera la vida. Y lo ven como un drama, cuando no es ningún drama, es vida, en realidad todo es vida. Incluso la muerte es vida. No tendría sentido si no, y no el sentido que vosotros le dais. Es vida, más vida y más vida.

David: es una transición entre dos experiencias físicas, nada mas…

Guía: correcto David

Ya podéis ver el punto de vista de todos estos seres que nos asisten y que asisten al planeta, la muerte no representa nada más que quitarse una chaqueta, pasar un tiempo de descanso y volver a ponerse otra.

El problema es que este miedo a morir viene de la psique y del cuerpo orgánico que usamos, no proviene del ser que somos. El miedo a fallecer es parte del traje, no de la esencia, pero lamentablemente a veces el traje dirige la experiencia, y dejamos de estar en resonancia con la verdadera razón de nuestra encarnación: una visita temporal para poder recoger experiencias físicas, porque este no es nuestro hogar, nuestro hogar es el que está “allá arriba”, pues de allá venimos y allá volvemos entre “escapadas” al mundo físico, lamentablemente sin recordar cuando estamos en el mundo físico que esto solo es un momento de paso, y que estés en el plano que estés y en el estado que estés, todo es vida, vida y más vida.

tomado del Grupo de Google “Las Enseñanzas de Kryon”.

Solicita información sobre el estudio de Vidas Pasadas sin Regresión© que realizo hace tantos años y sobre el cual podrás ver ejemplos en varias de mis páginas.

Puedes adquirir el libro Vidas Pasadas-Tiempo Presente en las principales librerías virtuales del mundo e inclusive descargarte de las mismas una demo antes de decidir tu compra para leer y ver si el libro es de tu interés. Tienes diferentes opciones de formatos, tanto impreso como formato digital (para Kindle) y por lo tanto, opciones de precios también.

Vidas Pasadas en Amazon

Vidas Pasadas en Lulu

 

 

 

Sobre la Vida y la Muerte

 Sobre la Vida y la Muerte

Vuelvo a compartir esta nota sobre la Vida y la Muerte, escrita hace unos meses, pero siempre vigente, y porque en estos días recuerdo mucho este tema.

 Sobre la Vida y la Muerte

 

Ante la partida de un ser querido, aún cuando este no sea un familiar directo, o un afecto cercano, inclusive si es alguien a quien admiramos mucho y no conocemos personalmente, lo primero que sentimos es dolor.Dependiendo de la cercanía del vínculo y el afecto que le tenemos, ese dolor puede sentirse de tal forma que hasta parecería un dolor físico… una herida abierta que sólo el tiempo puede cicatrizar.

Por este momento llegada una cierta edad como la que tengo, puedo decir casi con certeza,  que ya me ha pasado más de una vez. Y quienes han pasado por ello pueden sentir perfectamente lo que estoy diciendo , quienes no, pueden llegar a tener una mayor o menor empatía, pero todos, ante la muerte, tienen respeto, y otros, miedo, a veces, es un miedo paralizante porque se trata de algo evidentemente desconocido y de lo que es preferible no hablar o conocer demasiado, no vaya a ser que me toque muy de cerca.

Para quienes transitamos un camino de búsqueda espiritual, de tantos años, y habiendo profundizado e investigado sobre el tema, hay una mirada más esperanzadora sobre el tema, pero esto no hace inevitable de todos modos, que, cuando alguien cercano o querido parte, sintamos ese humano dolor, esa tristeza desgarradora por su partida de este plano pues no podremos tenerlo más físicamente, cercano, visible, presente, para abrazar, besar, hablar.

Sin embargo, esa visión de la que hablaba antes, nos muestra que hay otras realidades, otros planos a los cuales es difícil acceder cuando estamos totalmente obnubilados por la desesperación, la tristeza, el dolor, pero que luego, con el tiempo, nos hacen conocer inclusive, si estamos abiertos, aquellos que se fueron, mostrándonos  que desde allí todo lo ven y todo es mejor, más liviano, más etéreo, más luminoso y menos denso que aquí, en donde aún permanecemos y desde donde sufrimos esas partidas.

Muchos de quienes estamos en este camino hemos encontrado a seres amados en esas dimensiones superiores, de una u otra manera, sin buscarlos, sin molestarlos, simplemente por estar receptivos, abiertos en espíritu a otras realidades, que sí están y si son tangibles y visibles a nuestros ojos.

Desde ese lugar, Ellos, quienes han partido, nos hablan, nos escuchan, nos iluminan, nos ayudan, y podemos estar en contacto también, sólo hay que abrir ese corazón, y no culpar a Dios, no culpar al destino, no culpar a la vida, no despotricar o blasfemar pues todo tiene un porqué, todo tiene una explicación, todo tiene una razón.

Si bien hay partidas que pueden parecer totalmente injustas a simple vista, si ahondamos en cada una de las razones, comprenderemos que hay un tiempo de vivir, y un tiempo de partir, y que, quien se fue, no podía haberse ido ni antes ni después, y que si hubiera ocurrido de otra manera no hubiera sido mejor para su vida, ni la de quienes lo rodeaban.

Hay designios de Dios, que no son comprendidos por nosotros, y que solo lo sabe el alma, nuestra propia alma, en su máxima sabiduría, esa que antes de encarnar en esta dimensión, en este plano terrenal, ha elegido las experiencias por las cuales pasar, “atravesar” como suelo decir siempre, para aprender, para evolucionar, para avanzar… porque la vida, esta vida, es un camino, es un paso, es un túnel hacia la Luz, hacia nuestro verdadero hogar, es un lugar en el cual realizamos experiencias en un cuerpo físico y luego dejamos ese cuerpo como si fuera un vestido que no usaremos más, y que duró lo que tenía que durar, ni más ni menos, para dar paso a la libertad, como cuando nuestro cuerpo está libre de ropajes y se ve tal como es, así se ve el alma fuera de esta envoltura terrenal,.. libre totalmente, invencible, ágil, fuera de algo que la aprisionaba… más aún cuando había enfermedad, sufrimiento, tristeza, dificultades que parecían infranqueables, o bien.. simplemente, porque ya era el momento de dejar ese “contenedor”  y volver a ser un alma libre.

Ha sido y sigue siendo durísimo para mí, desde mi lugar, decir a quienes están cerca de alguien que sabe que partirá, cuál es la verdad, porque generalmente esa alma lo sabe, y suelen pedir ayuda para partir, una mano a la cual aferrarse en medio de ese dolor que significa dejar seres queridos, dejar lo conocido y volar hacia un lugar que en apariencia no conocen, aunque luego se dan cuenta que ese lugar fue siempre conocido, solo fue olvidado por un tiempo, pero ese es su lugar, el lugar del cual venimos y hacia el cual debemos regresar, pues allí nos esperan almas que amamos, almas hermanas, almas que formaron parte de todas nuestras vidas, de la eterna existencia y a quienes nos uniremos al volver a casa, al regresar a Dios, un Dios que espera en Amor  y Bondad Infinitas a sus hijos para bendecirlos y confortarlos en su LUZ… esa Luz que muchos que han tenido ECM (experiencias cercanas a la muerte) han visto, y que otros, sin haber estado en esas instancias  hemos podido vislumbrar  en meditaciones profundas.

Los escépticos pueden decir o pensar que todo esto es una mera ilusión y algo que se inventa para evadir la realidad, para no pensar, para escapar de las pérdidas y no afrontar el dolor. Me parece una postura durísima hasta para con ellos mismos, y me apena que haya tanta gente que desconozca que hay algo más que esta vida y este cuerpo que habitamos. Me cuesta comprender que para muchos solo exista esto que tenemos, lo que se puede ver, tocar, sentir, comprobar, y que no haya nada más… sin embargo entiendo que hay mucha gente que aún piensa así, y respeto también esa postura, queriendo con esto intentar mostrarles también a ellos otra visión de la realidad en la cual ellos creen.

Lamentablemente en el transcurso de todos estos años de labor, he presenciado partidas muy dolorosas que marcaron mi vida, mi camino, mostrándome tanto, enseñándome tanto y dejando también a mi lado, a seres queridos, muchos de los cuales aprendieron y comprendieron de que se trataba todo esto, no por eso dejando de sentir un inmenso dolor, y yo también.

No significa que uno no sienta dolor, o que sea un total “desapegado”, sino todo lo contrario, uno desea, espera en lo más profundo y sabe, aún sin pruebas que podamos demostrar a los científicos, pero desde un lugar de tanta certeza, que, esos Seres que partieron, ya están en la Luz, y partieron porque  en su paso por este mundo, ya habían dejado su marca, su huella, ya habían cumplido su misión… y les esperaba otra vida, otras misiones, otros aprendizajes, en una dimensión diferente, en un lugar en el cual no necesitan de estas “ropas” que tenían aquí, y utilizan otras más etéreas, livianas, luminosas, pero también pueden trasladarse, y estar a nuestro lado, susurrándonos al oído y permaneciendo a nuestro lado si  estamos abiertos a creer y a percibir.

Desde mi humilde lugar, solo deseo acompañar a quienes hace poco o mucho tiempo, han perdido seres queridos, transmitiéndoles la certeza de saber que ellos están bien, están en la Luz, están en Paz, y que desde donde están envían esa Luz y acompañan a quienes han quedado aquí, muchas veces tristes y desconsolados, diciéndoles que no sufran pues ellos están mejor, mucho mejor ahora, y disfrutando de un mundo mejor, pudiendo así iluminar y acompañar a quienes aquí han quedado para reencontrarlos nuevamente cuando llegue a cada uno el momento de partir.

©Marianela Garcet

 logo1

 

 

 


Libro Vidas Pasadas

 

Interesante y amplia investigación sobre el tema de la reencarnación y la influencia de las vidas pasadas en nuestro presente basada en una amplia recopilación de información y experiencias reales, verdaderamente apasionantes.

Puede ser adquirido en la librería virtual LULÚ:

book_blue

o bien en formato PDF y precio económico completando el siguiente formulario:

[contact-form][contact-field label=’Nombre’ type=’name’ required=’1’/][contact-field label=’Email’ type=’email’ required=’1’/][contact-field label=’Tema de tu consulta’ type=’select’ required=’1′ options=’Deseo comprar el Libro en formato E-Book,Deseo realizar un estudio de Vidas Pasadas sin Regresión,Deseo realizar una consulta a Marianela Garcet,Deseo solicitar una Terapia’/][contact-field label=’Ciudad y País de residencia’ type=’text’/][contact-field label=’Comentario’ type=’textarea’ required=’1’/][/contact-form]

 

 

Para ver más extractos descarga la demo:

 

http://es.scribd.com/doc/115384184/Vidas-Pasadas-Tiempo-Presente-de-Marianela-Garcet

Somos Almas

Somos Almas

En nuestra vida terrenal, es difícil recordar que somos almas  y no simples cuerpos físicos. Constantemente nos distraen las ilusiones y desilusiones de este mundo.

Una gran verdad, dicha por un profesional que sabe mucho sobre el tema y que me fue enviada por una gran persona que ha experimentado, en su propia vida, con alguien muy cercano y querido, lo que significa el desapego de los afectos en esta tierra, en esta 3era dimensión terrenal.

somos almas
Nos enseñan que el dinero, el poder, y el prestigio y las posesiones materiales son de suma importancia y a veces incluso el motor de nuestras vidas.
Nos enseñan que para ser felices tenemos que lograr que los demás nos aprecien y nos respeten. Estar solo, nos dicen, es ser desgraciado. En realidad somos seres inmortales que nunca se separan energéticamente de los que aman.
Tenemos almas gemelas y familias espirituales que son eternas. Los espíritus guardianes nos guían y nos aman siempre. Nunca estamos solos. Al morir no nos llevamos las “cosas” que poseemos. Nos llevamos nuestros actos y nuestras obras, los frutos de la sabiduría de nuestro corazón.
Cuando despertamos a la idea de que todos somos seres espirituales, cambian nuestros valores. Y por fin podemos ser felices y estar en paz.(Brian Weiss)
En este escrito que he transcripto doy gracias a todas las personas que han estado en contacto conmigo y han aprendido y aceptado las verdades eternas de la vida, por haber comprendido e internalizado las enseñanzas que humildemente logré transmitir ,porque vuestro ejemplo seguramente está guiando e iluminando a muchos.

Libro Vidas Pasadas

Interesante y amplia investigación sobre el tema de la reencarnación y la influencia de las vidas pasadas en nuestro presente basada en una amplia recopilación de información y experiencias reales, verdaderamente apasionantes. Puede ser adquirido en la librería virtual LULÚ:

book_blue

o bien en formato PDF y precio económico completando el siguiente formulario: [contact-form][contact-field label=’Nombre’ type=’name’ required=’1’/][contact-field label=’Email’ type=’email’ required=’1’/][contact-field label=’Tema de tu consulta’ type=’select’ required=’1′ options=’Deseo comprar el Libro en formato E-Book,Deseo realizar un estudio de Vidas Pasadas sin Regresión,Deseo realizar una consulta a Marianela Garcet,Deseo solicitar una Terapia’/][contact-field label=’Ciudad y País de residencia’ type=’text’/][contact-field label=’Comentario’ type=’textarea’ required=’1’/][/contact-form]

Para ver más extractos descarga la demo:

La Reencarnación y el propósito de nuestras vidas

La Reencarnación y el propósito de nuestras vidas

deja vu
Cuando partimos de este mundo, la puerta se cierra. Cuando reencarnamos, la puerta se abre nuevamente. Pero a veces cuando reencarnamos, la puerta de una vida pasada se deja ligeramente entreabierta. Esto explica cómo algunas personas pueden recordar detalles o incidentes de sus vidas pasadas.Cuando tú o yo experimentamos este vistazo, lo llamamos la experiencia déjà vu. En francés, estas palabras significan “ya visto anteriormente”: Puede que estés sentado con un amigo tomando té, por ejemplo, cuando de repente tienes una fuerte sensación de que has hecho esto antes. O puede que te presenten a alguien por primera vez y ciertamente conozcas a esta persona, tal vez muy bien (¿no te parecen esas manos increíblemente conocidas?) pero cuando consideras cada conexión posible, está claro que no puede ser que se hayan conocido previamente.
A pesar de la creencia Kabbalística de que la reencarnación es algo cierto, muchas personas creen que esto es “abracadabra”. Pero sin una apreciación por este proceso, muchos de nosotros caminamos como sonámbulos a través de la vida. Nos despertamos, vamos a trabajar, vamos a la escuela, regresamos a casa, vemos televisión y vamos a dormir…y despertamos para hacer lo mismo al siguiente día.
Limitarnos a la información de nuestros cinco sentidos nos aleja de ver el significado profundo de la vida en cualquier momento dado.Esta es la razón por la cual muchos de nosotros sentimos que la vida es azarosa, que nos trae júbilo un día y tragedia al día siguiente.
No observamos como un suceso particular en este tiempo de vida está conectado a eventos de vidas anteriores. Pero una vez que entendemos el trabajo de la reencarnación, estos eventos aparentemente azarosos repentinamente cobran un nuevo significado.
Existen muchos casos registrados de personas que experimentan recuerdos de vidas pasadas.La historia de James Leininger de 11 años de edad fue transmitida en un programa de horario estelar de la cadena de televisión ABC. El chico conocía una extraordinaria cantidad de hechos sobre los aviones de combate La Segunda Guerra Mundial incluso sin haber leído sobre ellos.Él le dijo sus padres que había muerto en accidente aéreo, dándoles el nombre del portaviones al cual había sido asignado, así como el nombre de su mejor amigo a bordo de este portaviones.¿Cómo era posible que conociera los nombres de las personas con las que había trabajado mucho antes de haber nacido en este tiempo de vida?
Me gustaría escuchar acerca de tus propias experiencias déjà vu o cualquier cosa que te gustaría compartir sobre cómo el conocimiento de la reencarnación ha cambiado tu vida.
Karen Berg

     
 consulta sobre el estudio de vidas pasadas sin regresión
Libro de Marianela Garcet: Vidas Pasadas- Tiempo Presente

En este último libro presentado por la autora, nos sumerge en este apasionante tema de la vida después de la vida, que hay después? estamos solos? que pasa con nosotros después de morir? Qué son las almas gemelas? y muchas más preguntas podrán encontrar aquí la respuesta tan esperada.

Marianela nos ira llevando de la mano por distintas experiencias de diversas personas, como así  también de ella misma con vivencias sobre la reencarnación surgidas de los estudios que ella realizo en el transcurso de estos años.

La intención de la autora es que mucha gente pueda encontrar aquí alguna respuesta o alguna certeza que hasta el momento les haya sido vedada.

En resumen, un libro apasionante y hasta en algunos casos, revelador.

Puedes ver una demo aquí

si no funciona el enlace por favor, copia y pega en tu navegador el siguiente link:

http://es.scribd.com/doc/115384184/Vidas-Pasadas-Tiempo-Presente-de-Marianela-Garcet

Hermanas gemelas

El caso de las hermanas gemelas

hermanas gemelas

Este es un caso muy interesante de reencarnación, ocurrió en 1957 en Inglaterra. Las hermanas Joanna y Jacqueline Pollock, (11), (6), sufrieron un accidente automovilístico en la que fueron atropelladas cerca a la acera y fallecieron.

La señora Pollock quedó embarazada después de un año a la fecha del accidente y su esposo le había dicho que tenía la corazonada de que de este parto nacerían dos niñas gemelas que serían sus hijas que habían muerto un año atrás.

Lo curioso del caso es que el ginecólogo que atendió a la señora Pollock, aseguró que no esperaba más que un bebe,  finalmente la sra. Pollock tuvo dos niñas. Estas fueron llamadas Jenniffer y a la segunda Gillian.

El padre de las niñas observó que una de las bebes tenía, encima de la ceja derecha, una cicatriz idéntica a la que tenía su hija Jacqueline que lo tuvo al caerse cuando tenía tres años; y la otra niña a su vez tenía un lunar del tamaño del pulgar que llevaba en el mismo lugar que lo tenía su segunda hija fallecida.

Posteriormente a los 4 meses, la familia se fue a vivir a otro poblado,  luego de dos años y medio volvieron de visita al mismo punto donde estuvieron al nacer y sus padres observaron que las dos niñas conocían el lugar perfectamente. Incluso una de ella sin ver la escuela señalo con el dedo donde se encontraba la escuela y la otra niña señalo el lugar donde se encontraba una plaza al lado de un columpio y tobogán. Y cuando estas mismas niñas pasaron por su antigua casa inmediatamente la reconocieron.

Cuando las niñas cumplieron cuatro años, el papá abrió la caja en donde guardaba los juguetes antiguos de sus hijas muertas. Lo extraño para los padres fue cuando cada niña reconocía que juguete le pertenecía a cada una de ellas, e incluso llamaban a las muñecas por el nombre que estás tenían cuando la usaron las hermanas fallecidas.

Pero además las niñas mostraban mucho miedo al paso de los coches y personalmente tenían el mismo comportamiento que las hijas fallecidas anteriormente.

Tomado de la página : reencarnaciones.es

Consulta sobre el Estudio de Vidas Pasadas Sin Regresión®  de Marianela Garcet

Adquiere el Libro Vidas Pasadas- Tiempo Presente de Marianela Garcet en la librería virtual.