Reencarnación de acuerdo a Seth II


Reencarnación de acuerdo a Seth II
Sobre la vida después de la muerte

¿Ha vivido desde antes y vivirá después? De acuerdo con Seth, todos nosotros hemos reencarnado y, cuando terminamos de vivir nuestra serie de vidas terrestres, continuamos existiendo en otros sistemas de realidad.
En cada vida experimentamos condiciones que hemos elegido de antemano, circunstancias y desafíos diseñados para que encajen dentro de nuestras propias necesidades y así podamos desarrollar nuestras propias facultades.

Piense en esto: algunos de nosotros nacemos brillantes y algunos locos, algunos con cuerpos ligeros y elegantes, otros carentes de órganos vitales o miembros completos. Algunos de nosotros nacemos para vernos tan colmados con riquezas, que vivimos en un mundo difícilmente imaginable para la mayoría de los mortales, mientras que otros envejecen y mueren dentro de oscuros rincones de pobreza, igualmente incomprensible. ¿Por qué? únicamente la reencarnación teje estas con­diciones aparentemente dispares y dentro de un marco que tiene senti­do.

De acuerdo con Seth, estas situaciones no son impuestas en nosotros, sino escogidas por propia voluntad.
¿Por qué escogería cualquiera una vida de males o de pobreza? ¿Y qué hay de los niños que mueren jóvenes o corno soldados en servicio en la guerra? Todas estas preguntas se agolparon en nuestras mentes, cuando Seth empezó a hablar respecto a la reencarnación. Como ya mencioné antes, cuando empezaron las sesiones yo no creía que sobre­viviéramos a la muerte, ni siquiera una vez y, mucho menos, muchas veces. Si vivimos antes, pensaba y no nos es posible recordarlo, enton­ces ¿qué bien nos hace eso?
-Además -decía a Rob, Seth dice que vivimos en el “Espacioso presente” y que realmente no existe ningún pasado, presente y futuro. ¿Así pues, cómo podemos vivir una vida “antes” de otra?

Algunas de las respuestas se cosecharon en conferencias impartidas a otros, donde Seth estaba refiriéndose a casos específicos. Yo no suelo dar conferencias, o sesiones para el público (ni tampoco cobro o acepto contribuciones), por lo que las conferencias sobre la reencarnación eran aquellas que teníamos preparadas para estudiantes, amigos o para aquellos que habían solicitado ayuda en algún problema trágico particular.

En ese sentido, Seth no da tales conferencias, a menos que tengan relación con el tema que estamos tratando.
¿Por qué algunos niños mueren tan jóvenes, concretamente niños favorecidos, con padres devotos? No creo que pueda haber una respuesta sencilla o explicación completa; pero hemos sostenido dos con­ferencias involucradas con tales niños y puedo dar ahora las explicaciones que se ofrecieron en estos casos específicos.

El primer episodio involucró a una pareja, a quienes llamaré Jim y Ann Linden. Ann, una completa extraña para mí, me llamó por teléfono cierta mañana. Puesto que marcó mi número directamente, no había indicación alguna de que se tratara de una llamada de larga dis­tancia y yo pensé que me estaba llamando desde mi localidad, particu­larmente porque mencionaba tener parientes en Elmira.

Me informó que su hijo, Peter, había muerto apenas hacía unos meses, a la edad de tres años. Ella y su marido se sentían enloquecidos y me dijo que un amigo suyo, Ray Van Over, un parapsicólogo de la ciudad de Nueva York, le había sugerido que me llamara.
-Sólo he tratado con Ray una vez -le informé-. Debe haberle dicho a usted que yo no suelo dar sesiones particulares, sino que me concreto a nuestro trabajo privado y a las sesiones con Seth.

-Sí, me lo dijo -contestó Ann-; pero pensó que usted podría hacer una excepción. Me informó que algunas veces usted lo hace, en casos como éstos -e hizo una pausa. Guardé silencio por un largo rato, pensando.
-Bueno, hoy es una noche de sesión regular. Si usted quiere asistir. .
-Allí estaremos -contestó con rapidez-. Mi esposo se encuentra en Nueva York, donde pasó el día; pero estará de regreso esta tarde, antes de la noche.
Bueno, tal vez estará demasiado cansado.

Ella insistió que una buena ducha y una rápida y frugal cena lo pondrían como nuevo. Así pues, convenimos en que ella y Jim estuvieran en nuestro departamento alrededor de las ocho.
Informé a Rob y, si bien me contestó que era yo la que tenía que decidir, no estaba muy feliz con la idea.

-Recuerda lo que ocurrió la última vez que trataste de ponerte en contacto con el pariente fallecido de alguien -me recordó-. De cualquier modo, deja que sea Seth quien se encargue.
Asentí, mientras recordaba demasiado nítidamente el incidente a que se refería Rob. Había permanecido en el fondo de mi mente en todo momento, mientras hablaba con Ann Linden por teléfono.

-No querrías que nada semejante ocurriera de nuevo ¿o sí? -preguntó Roba
-En verdad -asentí- y los detalles del episodio anterior acudieron a mi recuerdo una vez más. Había sido una tarde dominical, soleada y brillante, varios meses antes. Yo me encontraba en pantalones cortos aseando la casa, cuando llamó una estudiante. Tenía un problema particularmente complicado y quería que yo tratara de ponerme en contacto con su suegra, ya fallecida. La estudiante había asistido sólo a unas cuantas clases y su suegra vivía y murió en Florida. Yo no conocía a su familia en lo absoluto.

Le pedí que viniera a mi casa y Rob salió de su estudio para tomar notas.
Durante el curso de la sesión, sentí que yo era la mujer fallecida, reviviendo una discusión que había tenido alguna vez con su marido. Como esa mujer, agité el puño hacia arriba y hacia abajo, con tanta fuerza sobre nuestra mesa, que Rob tuvo miedo que me rompiera la mano. La discusión fue bastante violenta.

La otra personalidad se apoderó casi por completo de mí y Rob en realidad se preocupó muchísimo por mi seguridad física. Sin embargo, fui capaz de “salir avante” sin ningún músculo dañado o huesos rotos. Obviamente, ella estaba acostumbrada a un cuerpo mucho más grande y fuerte que el mío; pero desde entonces Rob y yo hemos sido sumamente cautos.

No obstante, empecé a sonreír, recordando el incidente: de acuerdo con Rob, la lata de polvo limpiador en verdad había saltado cuando mi puño golpeó la mesa por primera, vez y los enseres de limpieza próximos a mi codo habían salido volando.
Difícilmente había habido algo oculto esa vez, mientras el sol brillaba con todo su esplendor a través de las ventanas que daban a la bahía. Mi estudiante estaba convencida que su suegra se había expresado perfectamente a través de mí, porque yo usé sus gestos y su lenguaje, incluyendo ciertas frases favoritas que eran sumamente pintorescas.
Rob estaba pendiente de mi rostro.
-Sin embargo, entonces no creíste que fuera tan divertido ¿o sí?

Tuve que admitir que no. No obstante, la mayoría de los nombres y fechas que yo había mencionado ese día, habían sido exactos y cierto punto en particular, desconocido por mi estudiante, posteriormente lo corroboró un pariente.

-Seth simplemente no estaba por allí -recordé-. De haber estado, probablemente me hubiera dado la información y yo no hubiera tenido que pasar por todo eso.
-O nada más querías intentarlo por ti misma –dijo Rob.
Hice una mueca, sintiéndome un poco culpable. Varias veces había pensado respecto a ese episodio. ¿Había yo decidido probar mis propias alas para ver qué evidencia para la vida después de la muerte podría lograr por mí misma?

Si se trataba de asumir un papel subconsciente por mi parte, entonces fue un trabajo bastante bueno y, si se hallaba involucrada la telepatía, entonces también era un trabajo bastante bueno, porque mi es­tudiante tuvo que verificar algunos de los hechos con otras personas. Pero a mí no me gustó y no quería que nada como eso volviera a suce­der.

Generalmente me muestro bastante selectiva respecto a quién per­mito que entre en mi casa y, viva o muerta, gente como esa no iba a recibir un tapete de bienvenida aquí.
-No obstante, no quiero exagerar mis reacciones -dije-. Los Linden únicamente quieren tener noticias sobre su niño. Además, de­jaré que Seth maneje esto. Después de todo, es noche de sesión.

A pesar de todo, sabía que Rob tenía razón. Es necesaria cierta autoprotección por mi parte. Además del episodio con la suegra, habían habido otros muy desquiciantes que involucraban situaciones emocionales que yo “había recogido” de personas vivas. En cualquier caso, cuando puedo obtener el excelente material de Seth, parece que mi res­ponsabilidad principal está en esa dirección. Todos estos sentimientos estaban escondidos en mi mente esa noche, cuando llegaron Jim y Ann.

Continuará
Consulta por el Estudio de Vidas Pasadas
Promo especial por reservar y confirmar tu estudio antes del día 10 de cada mes, 20% de descuento en su valor
Contactanos


http://www.marianelagarcet.info


http://www.octogonmistic.com.es


http://marianelagarcet.com

 

¿Te interesaría saber quién has sido en
Vidas Anteriores?¿crees en la Reencarnación?

entérate de una manera no invasiva,
realizando un estudio de vidas pasadas sin regresión:


 


 

¿Te gustaría saber más sobre tu potencial?¿ Tienes certeza
sobre tu profesión, tus capacidades, o cómo hacer para destacarte?

Puedes averigüarlo realizándote un estudio numerológico:






Pagina nueva 1

Aprovecha la oportunidad de comprar un libro sobre Vidas Pasadas que te
ayudará a esclarecer tus dudas sobre el tema de la reencarnación, las almas
gemelas, las experiencias de vida después de la muerte y mucho más.


Promoción especial en LULÚ

 

 

 




Post Footer automatically generated by wp-posturl plugin for wordpress.