Posts with Tag ‘desencarnar’

¿QUÉ PASA DESPUÉS DE LA MUERTE?


¿QUÉ PASA DESPUÉS DE LA MUERTE?


alma saliendo

¿Qué está pasando aquí realmente en esta vida, y que sucederá cuando se acabe? ¿Nos reuniremos con los seres queridos que se fueron antes?

¿Estará Dios ahí para recibirnos?

¿Será el Día del Juicio Final?

¿Se nos permitirá entrar al cielo? ¿Sabremos qué es lo que pasa después de morir?

¿PASARÁ ALGO?

Una inspiradora obra maestra de consuelo y compasión que explora las preguntas últimas de la existencia y la trascendencia.

Nada ha despertado más el interés de la humanidad -ni nada ha sido más amedrentador ni sobrecogedor- que la experiencia que se conoce como muerte.
En En Casa con Dios, la entrega fnal de su exitosa serie Conversaciones con Dios, Neale Donald Walsch hace las preguntas que todo el mundo ha anhelado preguntar y recibe las respuestas que los lectores siempre han estado esperando.

A través de su profundo y personal diálogo con Dios, Walsch explora el proceso por el que todos los seres humanos deben acabar sus días aquí en la Tierra y empezar su nueva vida en el Reino de Dios, al que todos eventualmente regresan, independientemente de sus acciones terrenales. Este asombroso trabajo espiritual ofrece esperanza, consuelo, y asombrosas revelaciones para toda la humanidad.

Neale Donald Walsch dedica su tiempo a compartir el mensaje de sus libros a través de la escritura, conferencias, y facilitando retiros de renovación espiritual. El creador de la Escuela de la Nueva Espiritualidad y fundador del Grupo de los 100, una organización sin fines de lucro que apoya el despertar espiritual global, vive en Ashland, Oregon, EE.UU:, y se lo puede contactar en www.nealedonaldwalsch.com

 


Extracto del libro “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina” – Un maravilloso mensaje de amor en una íntima Conversación con Dios, por Neale Donald Walsch)

Sé que ésta es la Pregunta Eterna:
¿Qué pasa después de nuestra muerte?
Pero tengo que preguntarla, directamente, y espero que me des una respuesta directa.

Te la daré. Por supuesto que te la daré. Pero no va a ser una respuesta corta. No va a ser: “Bueno, te vas al cielo o te vas al infierno, dependiendo del tipo de vida que hayas tenido”.

No puedo darte ninguna respuesta de una frase a una pregunta como ésta.

No, eso se lo tendrás que dejar a la Iglesia.

Sin comentarios.

Entonces… ¿Tu respuesta?

Déjame empezar diciendo que hay una cosa que será la misma para todo el mundo, y es que tu muerte la experimentarás en lo que podría llamarse etapas o fases, y la primera etapa es la misma para todo el mundo.

En la etapa uno, en el momento de tu muerte, experimentarás instantáneamente que la vida sigue. Esto será lo mismo para todos. Podría haber un corto período de desorientación, hasta que llegases a darte cuenta de que no estás con tu cuerpo, sino que, en vez de eso, ahora estás separado de él.

Pronto llegarás a entender que, aunque hayas “muerto”, no has terminado tu vida. Es en este momento cuando comprenderás y experimentarás plenamente, quizás por vez primera, que no eres tu cuerpo; que un cuerpo es algo que puedes tener, pero no algo que eres. Inmediatamente te moverás a la etapa dos de tu muerte. Y ahí es donde los caminos individuales divergen.

¿De qué forma?

Si el sistema de creencias que adoptaste antes de tu muerte incluye la certeza de que la vida continúa, una vez que captes que te has “muerto”, sabrás inmediatamente qué está pasando, y lo entenderás. Tu segunda fase será entonces la experiencia de cualquier cosa que creas que pasa después de la muerte. Esto será instantáneo.

Si crees en la reencarnación, por ejemplo, puedes experimentar momentos de vidas anteriores de las que no tienes una memoria consciente anterior.

Si crees que te encontrarás envuelto en el abrazo de un Dios que te ama incondicionalmente, ésa será tu experiencia.

Si crees en un Día del Juicio Final, seguido del paraíso o de la condena para toda la eternidad…

…sí, dime, ¿Qué pasa entonces?

Exactamente lo que esperas. Tan pronto atravieses la etapa uno de la muerte y te des cuenta de que ya no vives con un cuerpo, pasarás a la etapa dos y te experimentarás a ti mismo siendo juzgado, justo exactamente como te imaginaste que sería.

Si te moriste pensando que te merecías el cielo, inmediatamente, experimentarás eso, y si piensas que te mereces el infierno, inmediatamente experimentarás eso.

El cielo será exactamente como te imaginaste que sería, y lo mismo el infierno. Si no tienes ninguna idea sobre los detalles de cualquiera de los dos, te los inventarás en el momento. Entonces, estos lugares serán creados para ti de esa forma, instantáneamente.

Puedes permanecer en esas experiencias todo el tiempo que quieras.

Bueno, entonces, ¡puedo encontrarme en el infierno!

Tengamos esto claro: El infierno no existe. Simplemente no hay tal sitio. Por lo tanto, no hay un sitio tal al que puedas ir.

Ahora…¿puedes crear un “infierno” personal para ti si eliges hacerlo o si crees que es lo que te “mereces”? Sí. Así que puedes mandarte a ti mismo al “infierno”, y ese “infierno” resultará ser exactamente como te lo imaginas o sientes que deba ser; pero no te quedarás ahí un momento más de lo que decidas estar.

¿Quién podría quedarse ahí ni un segundo?

Te sorprenderías. Muchos viven con un sistema de creencias que dice que son pecadores y deben ser castigados por sus “ofensas”, así que estarán en realidad en su ilusión del “infierno”, pensando que esto es lo que se merecen, que esto es lo que les “corresponden”, que esto es lo que tienen que hacer.

No importa, sin embargo, porque no sufrirán en absoluto. Simplemente se observarán a sí mismos a cierta distancia y verán lo que está pasando: algo así como ver un vídeo educativo.

Pero, si no hay sufrimiento ¿Qué está pasando?

Sufrimiento, pero no habrá nada.

¿Perdón?

Lo que está pasando es que parecerá que están sufriendo, pero la parte de ellos que está mirando esto no sentirá nada. Ni siquiera tristeza. Simplemente estará observando.

Usando otra analogía, sería un poco como ver a tu niña “haciendo una escenita” en la cocina. Parece que la niña está sufriendo, agarrándose la cabeza con las manos o apretándose el estómago, con la esperanza de que mami la deje quedarse en casa y no ir al colegio. Pero mami sabe perfectamente que en realidad no está pasando nada. No le duele nada.

No es una analogía exacta. Pero se aproxima lo suficiente para ilustrar esta sensación.

Entonces estos observadores estarían mirándose a sí mismos en este “infierno” autocreado, pero sabrían que no es verdadero. Y cuando hayan aprendido lo que sientan que necesiten aprender (es decir, cuando se hayan recordado a sí mismos lo que habían olvidado), se “liberarán” y seguirán a la tercera etapa de la muerte.

¿Y qué pasa con los que se crearon un “cielo” para sí mismos? ¿Irán alguna vez a la etapa tres?

Finalmente, sí. Recordarán todo aquello para recordar aquello con lo cual crearon la experiencia de su cielo y entonces se darán cuenta de lo mismo de lo que se dieron cuenta al final de su vida terrenal.

¿Qué es…?

Que no hay nada más que hacer.

Así que seguirán.

Seguirán. Hacia la etapa tres de la muerte. Pero no quiero describir eso todavía. Déjame enseñarte algunas otras posibilidades de la “etapa dos”.

Oh. De acuerdo. ¿Cómo qué?

Podrías ser un de aquellos que se mueren con la incertidumbre de si la vida continúa o no después de la muerte.

Oh, sí. Ya veo. De acuerdo, ¿Qué pasa entonces?

Estarás hecho un lío con lo que está pasando y esto hará que manejes lo que ocurre de forma completamente diferente. Te darás cuenta de que no eres tu cuerpo, de que estás “muerto” (esto le sucede a todo el mundo en la “etapa uno”), pero, como no estás seguro de lo que viene después, si es que viene algo, puede que te pases un montón de tiempo tratando de ver cómo “proceder”.

¿Tendré ayuda?

Toda la ayuda que puedas aceptar.

En los momentos después de tu “muerte” te encontrarás en la presencia de los ángeles más amorosos y guías y espíritus delicados, incluyendo el espíritu o la esencia de todos aquellos que fueron importantes en tu vida.

¿Mi Madre? ¿Mi Padre? ¿Mi hermano está allí?

Aquellos a los que más querías serán los que más cerca estén. Estarán a tu alrededor.

Eso es maravilloso.

La presencia de estos seres queridos y de los ángeles será de enorme apoyo, al ayudarte o “orientarte” y a entender exactamente qué te está pasando y cuáles son tus “opciones”.

Había oído que nos reunimos con nuestros seres queridos después de la muerte y que ellos nos ayudan a “cruzar al otro lado”, ¡y estoy taaaan contento de saber que esto es verdad!

Puede incluso que te vuelvas consciente de la presencia de algunos de esos seres queridos antes de tu muerte.

¿Antes de mi muerte?

Sí. Mucha gente, cuando todavía está en su cuerpo físico, les anuncia a los otros en la habitación que está viendo a seres queridos, o que sus seres queridos han venido a buscarla.

Esos otros en la habitación a menudo tratan de convencer a la gente que se está muriendo de que está viendo cosas. Y está viendo cosas, cosas que son muy reales, pero cosas que otra gente no puede ver debido a su perspectiva limitada. Tu perspectiva se ensancha inmensamente después de la “muerte”, y a menudo justo antes de morir.

¡Qué emocionante! Ahora estás haciendo casi la muerte suene emocionante.

Es emocionante. De hecho, tu muerte puede ser uno de los momentos más emocionantes de tu vida. Todo depende de lo que creas. Como en la vida, en la muerte eso en lo que crees es lo que experimentarás.

Por ejemplo, si no experimentas la presencia de esos espíritus a la hora de tu muerte, será porque no lo esperas y porque la posibilidad de su presencia está fuera de tu sistema de creencias. Sin embargo, si tú realmente esperas que estas presencias amorosas estén ahí, inmediatamente las percibirás.

Entiendo. Entonces es realmente importante tener claro lo que uno cree en relación a la muerte.

Es importante en la vida tener claro lo que crees en relación a todo. No es sólo tu muerte lo que es afectado por tus creencias, sino tu vida entera.

La muerte es algo que te intriga. Te intriga y es emocionante y es totalmente maravillosa.

He estado oyendo durante mucho tiempo que mis creencias afectan mi vida. Supongo que creía que cierto tipo de reglas diferentes funcionarían después de la muerte. Me sorprende un poco oír que, incluso después de la muerte, estoy creando mi propia realidad.

Entonces me alegra que estemos teniendo esta conversación.

Espera un momento. ¿Qué significa eso con respecto a mi padre? Mi padre creía que no sucedía nada después de la muerte. Absolutamente nada.

Si mueres con la certeza de que no hay vida después de la muerte, una vez que te das cuenta de que has muerto irás inmediatamente a la etapa dos, que será la experiencia de que no hay vida.

¿Cómo puedo experimentar la “no vida”?

No experimentarás nada en absoluto. Simplemente no habrá experiencia. Las cosas seguirán ocurriendo, pero tú no podrás percibirlas.

Sería exactamente como sería ahora si estuvieras durmiendo mientras las cosas ocurren a tu alrededor.

¿Entonces no hay esperanza? Mi padre murió con la absoluta certeza de que no había nada de nada, ni vida de ningún tipo ni experiencia de ninguna clase, después de la muerte… entonces… no hay esperanza para él…

De nuevo, cuando mueres creyendo eso, es como quedarte dormido. Para experimentar algo más, simplemente tienes que despertarte.

¿Cómo se puede despertar él?

La buena noticia es que todo el mundo se despierta. Igual que en la vida terrenal no te quedas durmiendo para siempre, tampoco en el Más Allá permanecerás en un sueño inconsciente para siempre. Ese no es el plan.

El alma se despertará con la ayuda de los seres queridos y de los ángeles. Entonces se preguntará dónde está, por qué no está ocurriendo nada, qué pasó. Empezará a atar cabos, y en ese momento el alma pasará a la conciencia plena de la etapa dos de la muerte.

¿Cómo será eso? ¿Qué experimentó mi padre?

Lo que eligió experimentar entonces.

¿Cualquier cosa que quisiera crear? ¿Cualquier cosa en absoluto?

Definitivamente. Pero, si hay confusión, la experiencia podría ser un poco confusa. Una especie de mezcolanza de escenarios creados rápidamente que puede que tengan sentido o no.

Eso no suena muy emocionante.

No te preocupes. No es nada “malo”. Se trata sólo de orientarse otra vez. Es como pasar de una canal a otro en la televisión rápidamente con un mando a distancia. No pasa nada malo. Simplemente tienes que decidir qué “canal” quieres ver.

Si empiezas a sentir un poco agobiado y a desear tener algo de ayuda, inmediatamente te harás consciente de esos seres queridos y ángeles y espíritus que han estado revoloteando a tu alrededor y asistiéndote, esperando a que te dieras cuenta de que estaban ahí.

En cualquier caso, pronto te vas a quedar a gusto con una imagen, de entre las miles de imágenes de tu mente, y empezarás a crear desde ahí.

Pero ahora es importante que entiendas que ninguno de los escenarios que te he descrito tiene nada que ver con la Realidad Última. Eso se experimenta en la tercera etapa. Los escenarios que acabo de describirte son las primeras dos etapas, las etapas más tempranas, de tu “experiencia después de la muerte”.

De acuerdo. Entonces, en la primera etapa de la “muerte” lo que ocurre es que me daré cuenta de que ya no soy mi cuerpo. En la segunda etapa de la “muerte” me moveré a través de lo que yo haya imaginado o decidido que sucederá cuando “muera”. ¿Y en la tercera etapa? ¿Vas a describirme eso? ¿Qué me sucederá entonces?

Te fusionarás con la Esencia y empezarás a experimentar la Realidad Última en el Centro de tu Ser.

O sea, ¿Dios?

Puedes llamar a la Realidad Ultima como quieras. Algunos la llaman la Esencia. Algunos la llaman Alá. Algunos la llaman Todo. No importa cómo la llames, es la misma cosa.

¿Qué pasa si eso es exactamente lo que yo siempre había pensado que pasaría?

¿Qué pasa si qué es exactamente lo que siempre habías pensado que pasaría?

¿Qué pasa si lo que yo siempre había pensado que pasaría después de mi muerte era que estaría inmerso en Dios? ¿No se experimentaría eso entonces en la segunda etapa de la muerte?

Tu idea acerca de eso se experimentaría en la segunda etapa, sí. Es así porque en la segunda etapa de tu muerte estás operando todavía desde tu mente.

Sería una experiencia tan placentera y gloriosa como pudieras crearla, en tu imaginación. Pero entonces, en la etapa final de la muerte, tendrías la experiencia como es en realidad, no como te has imaginado que sería.

Pero tienes razón. Lo estás captando. Si lo que siempre creíste que sucedería es que inmediatamente después de tu muerte estarías en Casa con Dios, lo estarás.

Esa es la más alta esperanza del mundo, y es verdad.

Mi madre no tenía esa esperanza, ella lo sabía. Mi madre sabía que sería recibida por todos los ángeles y que estaba volviendo a Casa.

Y eso es exactamente lo que experimentó. Después pasó a la siguiente etapa de la muerte, y su imaginación se transformó en una realidad aún más grande.

¿Experimentó la presencia de Dios? ¿Estabas ahí para recibirla?

Te lo estoy diciendo, estoy ahí para recibir a Todos.

Es imposible morir sin Dios. Siempre estaré ahí. Te abrazaré, te aliviaré, te daré la bienvenida y te aseguraré que eres perfecto tal como eres, y que estás perfectamente listo para entrar en el Reino del Cielo. Después te dejaré en las manos de las almas de tus seres queridos y de los ángeles, que te guiarán el resto del camino, conduciéndote al reino espiritual… o a lo que podría llamarse “el cielo auténtico”, en contraposición al que tú te has imaginado. Allí harás el trabajo que fuiste a hacer allí.

¿Tengo que “trabajar” en el cielo?

No te preocupes. Será como jugar. Estarás jugando en los Jardines de Dios. Verdaderamente será el “cielo”. Uso la palabra trabajo en el sentido de “cumplir con lo que empezaste a hacer”

¿Y qué es eso que “empezaré a hacer” en el cielo?

Cuando lleguemos a nuestras exploraciones del reino espiritual, veremos eso. No obstante, sabe esto ahora: no te irás de mi presencia hasta que yo haya hecho –y tú hayas respondido- la Pregunta Santa.

¿La Pregunta Santa?

Sí. Pero me gustaría hablarte de esto más adelante. Esto puede que sea la parte más importante de nuestra conversación, y quiero preparar un poco más el terreno.

De acuerdo… pero ya son dos las cosas de las que has dicho que son muy importantes y que has dejado para más adelante. Anteriormente dijiste que tenías una respuesta a una pregunta mía que realmente podría conmocionarme. Dijiste que “había mucho trabajo preliminar que hacer antes”. Ahora me estás diciendo que me vas a revelar qué es la “Pregunta Santa”, pero sólo después de “preparar un poco más el terreno”. Así que me tienes realmente intrigado aquí.

Bueno, la muerte es algo que te intriga. Te intriga y es emocionante y es totalmente maravillosa.

Entonces, si Dios estaba ahí para recibir a mi madre, dime, ¿Qué aspecto tenía Dios? O sea, cuando me encuentre contigo, ¿Podré reconocerte?

¿Qué aspecto quieres que tenga?

¿Vas a tener el aspecto que yo quiero que tengas?

Sí. Como en todas las cosas, tendrás cualquier cosa que elijas. Sí, sí y, una vez más sí.

Si eliges que me parezca a Moisés, me pareceré a Moisés. Si esperas que me parezca a Jesús, me pareceré a Jesús. Si deseas que me parezca a Mahoma, me pareceré a Mahoma. Adoptaré cualquier forma que esperes o que te haga sentirte cómodo en mi Presencia.

¿Qué pasa si no tengo la menor idea de cómo es Dios?

En ese caso seré un sentimiento. Será el sentimiento más maravilloso que hayas tenido nunca. Se sentirá como sí estuvieras inmerso en un baño de luz cálida, como si estuvieras siendo abrazado por el amor.

O puede que te sientas como si estuvieras envuelto en un capullo, o suspendido en un radiante receptáculo ingrávido de aceptación absoluta e incondicional. Experimentarás este mismo sentimiento en el caso de que apareciera ante ti en alguna forma física. Al final esa forma se disolverá en un sentimiento, y nunca más tendrás la necesidad de verme en ningún tipo de forma o manera en particular.

No obstante, recuerda ahora lo que he dicho. Es imposible morir sin Dios, pero no es imposible pensar que lo estás haciendo. Puedes pensar lo que quieras en la etapa dos de la muerte. Así que la energía de mi Esencia Pura puede rodearte y tú puedes elegir rechazarla, reducir la experiencia, creer que es una alucinación o descartarla por completo.

Yo nunca haría eso. ¿Por qué iba a hacer eso?

Lo has hecho muchas veces durante tu vida. ¿Qué te hace pensar que no podrías hacerlo después de tu muerte?

Porque no sería tan tonto. Cuando esté muerto, es de esperar que no sea tan tonto. Además, cuando esté muerto, tú harás que sea muy claro para mí que tú eres Dios, y que soy amado, y que esta experiencia que estoy teniendo eres Tú, dándome la bienvenida a Casa.

Escúchame.

La muerte es un momento de creación. Hay un ajuste de energía en el momento de lo que tú llamas muerte que sintoniza con precisión la energía con la que entras en ese momento, produciendo un efecto duplicativo en el mundo no físico en el que acabas de entrar, para que puedas continuar teniendo la experiencia que has estado creando, incluso durante tu transición a otro reino. (El mismo proceso ocurre al nacer, sólo que al revés. Cuando naces, la energía que has traído contigo del reino espiritual se transforma en materia por este proceso de sintonización de energía, produciendo un efecto duplicativo en el mundo físico en el que acabas de entrar).

Recuerda lo que dije antes: la muerte es un umbral, y la energía con la que atraviesas ese umbral determina qué hay al otro lado. Ahora, puedes re-crear algo nuevo en cualquier momento que elijas (igual que en la vida), pero encontrarás ahí, inicialmente, lo que esperas encontrar ahí.

Si no crees en Dios, y entras en la muerte no creyendo en Dios, Dios estará ahí y tú experimentarás a Dios, no más de lo que lo experimentaste durante tu vida.

Tienes que saber que Dios está presente para experimentar que Dios está presente.

Si miras una flor y sabes que Dios está ahí, verás a Dios ahí. Si no, no verás nada más que una flor. Puede que incluso veas una mala hierba.

Si miras a alguien a los ojos, y sabes que Dios está ahí, verás a Dios ahí. Si no, no verás nada más que una flor. Puede que incluso veas una mala hierba.

Si miras a alguien a los ojos y sabes que Dios está ahí, verás a Dios ahí. Si no, no verás nada más que un ser humano. Puede que incluso veas un villano.

Si te miras a los ojos en un espejo y sabes que Dios está ahí, verás a Dios ahí. Si no, no verás nada más que una persona tratando de descifrar quién está ahí. Puede que incluso veas a una persona que no tiene la respuesta a esa pregunta.

¿Quieres decir que Dios no me rescatara de mi propio “no-saber”?

Dios te está “rescatando” cada día de tu propio no-saber. ¿Sabes esto?

Supongo que sí.

¿Sí?

Bueno, a veces.

Es lo mismo inmediatamente después de la muerte. A veces la gente lo sabe, y a veces no. Y, según sea aquello en lo que crees, así se hará en ti.

¡Menudo mensaje, hombre! Ciertamente esperaba más que esto. Esperaba que me dijeras que la presencia de Dios en el Más Allá haría “borrón y cuenta nueva”, anulando cualquier creencia en contrario y colmando el momento de una Gloria Absoluta.

Dios colmará el momento de una Gloria Absoluta, porque no hay nada más glorioso que el Acto de la Pura Creación y Dios te permitirá crear en el momento de tu muerte cualquier experiencia que desees.

Esto es lo que pasa en la etapa dos de la muerte. En la etapa tres llegarás a conocer una Verdad más profunda sobre ti mismo: y entonces recordarás otra vez cómo crearla. Porque eres parte del Dios del que estás hablando aquí. Incluso aunque continúes imaginándote que no lo eres, todavía puedes crear cualquier experiencia que desees.

Y por eso ahora entiendes esto: tu primera experiencia después de la muerte es algo que estás creando aquí y ahora, y que continuarás creando entonces y allá, con tu pensamiento sobre ella y con tu esperanza.

¿La esperanza juega un papel?

Recuerda lo que te dije antes. Si tienes la más vaga esperanza de que alguien venga a ayudarte, estarás rodeado de seres queridos y de ángeles. Si tienes la más vaga esperanza de encontrarte con Mahoma, Mahoma te guiará. Si tienes la más vaga esperanza de que Jesús esté ahí, Jesús estará ahí. O Krishna. O Buda. O sólo simplemente la Esencia del Amor Puro.

La esperanza juega un papel maravilloso en la “muerte” y en la “vida”. (Son lo mismo, por supuesto). Nunca abandones la esperanza Nunca. La esperanza es una declaración de tu deseo más alto. Es el anuncio de tu sueño más grandioso. La esperanza es el pensamiento, hecho Divino.

¡Oh, qué declaración más maravillosa! La esperanza es el pensamiento,, hecho Divino. ¡Que declaración tan perfectamente maravillosa!

Ya que te gusta tanto esa declaración aquí está esa “Fórmula de 100 palabras par Todo en la Vida” que te prometí.

¡Oh, sí, una de tus promesas pospuestas!

La esperanza es el umbral para creer, creer es el umbral del saber, saber es el umbral para crear, y crear es el umbral para la experiencia.

La experiencia es el umbral para la expresión, la expresión es el umbral para llegar a ser, y el llegar a ser es la actividad de toda la Vida y la única función de Dios.

Lo que espera, lo creerás eventualmente; lo que crees, lo conocerás eventualmente; lo que conoces, lo crearás eventualmente; lo que creas, lo experimentarás eventualmente; lo que experimentas, lo expresarás eventualmente; lo que expresas, lo llegarás a ser eventualmente.

Esta es la fórmula para todo en la vida.

Así de simple.

Me encanta cuando la información sobre la vida se nos da de forma tan sucinta. ¡Qué regalo! Poetas como Robert Frost nos hacen ese regalo. Y los autores de las letras de las canciones. Y los dramaturgos. Y los escritores. Y los mensajeros y los maestros. Me encanta lo que otra poetisa, Lisa Mueller, puso en un poema en verso libre titulado Esperanza.

Ella dice que la esperanza “es el movimiento que va desde los ojos a la cola de un perro” ¿No es fabuloso? ¿No lo captura perfectamente? Aquí está un fragmento de su trabajo más extenso:

ESPERANZA…

…es el movimiento que va
Desde los ojos a la cola de un perro,
es la boca que hincha los pulmones
del niño que acaba de nacer

Es el único regalo
Que no podemos destruir en nosotros,
el argumento que refuta la muerte,
el genio que inventa el futuro,
todo lo que sabemos de Dios.

Experimentas en un mundo de tres dimensiones,
Pero no vives en un mundo de tres dimensiones.
La Realidad Última es mucha más compleja de lo que
Nunca te hayas imaginado.

Y entonces volveremos otra vez a la idea de que el estado mental de una persona en el momento de su muerte es la experiencia con la que su alma se encontrará al “otro lado”.

Sí, eso es exactamente lo que estoy diciendo. Lo he dicho una y otra vez aquí.

Sí, pero sigo volviendo a ello una y otra vez porque hay algo en esa declaración que simplemente no me parece que encaje del todo y he estado tratando de descifrar qué es. Ahora creo que sé qué es.

Por favor, dímelo.

Esa idea no deja mucha posibilidad de consuelo para los que se están acercando a la muerte sin esperanza –los que se encuentran en un estado de miedo o terror o aprensión o autorrecriminación o duda- ni para sus familias.

Entiendo. Entiendo adónde estás yendo.

Bueno, quiero decir, no mucha gente se muere con tanta paz y tan maravillosamente expectante como pareces sugerir que sería necesario para que tuviera una experiencia gloriosa. Yo me inclino a pensar que hay más gente que se muere con… ¿qué palabra usar aquí?…aprensión, como mínimo, cuando no miedo o pavor o confusión o conmoción ante lo tan repentino que puede ser morir, por ejemplo en un accidente, o lo que fuere…

Entiendo tu preocupación. Sin embargo, el consuelo viene de saber que todas las almas encuentran paz y alegría y amor. Todas las almas pasan a la etapa tres de la muerte, que es cuando se fusionan con la Esencia.

Entretanto, no hay tal cosa como el “dolor” –emocional, físico o espiritual- en el “Más Allá”. Mencioné antes que incluso aquellos que se imaginan que se están yendo al “infierno” y entonces se envían a sí mismos allí, no sufren. Simplemente se observan a sí mismos tener la experiencia, pero sin estar conectados a eso emocionalmente.

Dijiste que era algo así como estar viendo un vídeo educativo.

Así es. Ese es el nivel de desapego aquí. Simplemente te das a ti mismo la experiencia para revisarla, sacando de ella cualquier enseñanza que se pueda extraer de ahí, pero no sufres. En la vida después de la “muerte” no hay algo así como el sufrimiento.

Entonces, ¿qué hay ahí? ¿Hay algo ahí? ¿Hay alegría? ¿Hay felicidad?

Eso es todo lo que hay. No hay nada negativo.

¿Nada negativo?

Nada de nada.

Pero pensé que habías dicho que las personas experimentan exactamente lo que esperan experimentar.

Correcto.

Entonces, ¿qué pasa si la persona espera sufrimiento? ¿Qué pasa con una persona que elige sufrir, que siente que es la única forma de poder “ganarse” el cielo o de “pagar por sus pecados”? Pensé que habías dicho que un alma puede experimentar cualquier cosa que quiera experimentar después de la muerte.

Lo que he dicho es verdad. Y por lo tanto podrías experimentar sufrimiento… con la salvedad de que no lo haces.

Porque, como dijiste antes, ¿estás mirando simplemente y no te estás identificando con el “ser” que está experimentándolo?

Sí, y también porque, aunque te pudieras identificar con la parte de ti mismo que está experimentándolo, no lo harías.

Te das cuenta de que me estás dejando a oscuras aquí…

Permíteme recordarte algo que se dijo antes que podría explicar todo esto de forma más completa.

Sí, eso sería bueno. Precisamente ahora, una explicación más completa sería buenísima.

Cuando ocurre algo que el alma experimenta como no deseable, el mismo pensamiento de que no es deseable causa que la experiencia interior del alma se altere instantáneamente. Y por eso no hay sufrimiento. Ni siquiera para la persona que imagina vehementemente que debería ser castigada.

Creará la experiencia de su imaginación, pero no la experimentará como se la había imaginado, por la sencilla razón de que, tan pronto como tenga la experiencia, elegirá no tenerla.

¿Incluso si esto es lo que realmente piensa que quiere?

El nivel de conciencia del Más Allá excluye la posibilidad de que alguien elija voluntariamente lo que no es real. Y el alma debería saber y comprender inmediatamente que el concepto y la idea y la experiencia del “sufrimiento” no es real.

En la primera etapa de la muerte, el alma llega a comprender que el cuerpo con el que pasó su vida física no es real. Es decir, no es quien el alma es realmente. En la segunda etapa de la muerte, el alma llega a comprender que la mente, con todos sus pensamientos, no es real. Es decir, no es quien el alma es realmente.

Todos los pensamientos de la mente limitada, que emergen de la perspectiva limitada de la experiencia humana, reciben un gran impacto en la segunda etapa de la muerte, precisamente porque la perspectiva del alma en el Más Allá es muchísimo más grande y diferente de lo que era cuando el alma estaba con el cuerpo.

Es desde el lugar de esta perspectiva mejorada como el alma empieza a crear y a experimentarse a sí misma. Tan pronto como el alma ve y se da cuenta de que no es un cuerpo, su perspectiva cambia tremendamente, como puedes imaginar: Esto es, de hecho, lo que propulsa al alma hasta la tercera etapa de la muerte, cuando todos los pensamientos –no sólo los “malos” pensamientos, sino incluso sus propios pensamientos del “cielo” –se abandonan, y se experimenta la Realidad Última.

Y así –aun en el caso de la persona que cree sinceramente que debe sufrir, que merece sufrir, que sufrir es la única forma de redimirse ante los ojos de Dios-, la idea misma de redención, y el sufrimiento como medio para conseguirla, deja de tener significado en la perspectiva amplificada del alma.

El alma puede mirarse a si misma intentando sufrir en su infierno autocreado, pero el alma pronto entenderá que no tiene ningún sentido crear semejante experiencia

Pensaba que nada era imposible para un alma que se está expresando a Sí Misma como la Creadora de Su Propia Realidad.

No es cuestión de que sea imposible. Es cuestión de que no tiene el menor sentido. El alma no tendría ninguna razón para crear ciertas experiencias, más allá del “recordar” involucrado en ellas. Una vez que el alma ha recordado que sufrir no es una realidad, sino simplemente una experiencia creada en la mente humana, habrá conseguido lo que buscaba conseguir con la creación de su propio infierno, y la experiencia carecerá de sentido de ahí en adelante.

Es así porque, en cierto modo, el alma “sabe demasiado” como para sacar algo más de semejantes experiencias. Sería como un mago que hiciera sus propios trucos una y otra vez… para una audiencia de una persona: él mismo.

Me imagino que sería bastante difícil que un mago se mantuviera interesado en sus propios trucos.

Sería más que difícil. Sería imposible. Es en ese sentido, en el contexto, en el que podría decirse que es imposible que el alma sufra.

Pero ¿ni siquiera una fracción de segundo? ¿Ni siquiera mientras estaba decidiendo estar interesada o no?

No, absolutamente No.

No existe algo así como “una fracción de segundo”. Tu pregunta está basada en tu realidad de lo que llamas Tiempo, donde las cosas pasan en secuencia. Sin embargo, todas las cosas que he descrito que le pasan a un alma después de la muerte suceden en el mismo instante.

Espera un momento. Tú mismo dijiste que suceden en “etapas”. Etapa uno, etapa dos y demás.

Eso es correcto, de acuerdo con tu terminología. Sin embargo, esas etapas se experimentan simultáneamente: cada nueva experiencia “borra” la vieja. Y entonces es como si la vieja nunca hubiera pasado. “Eres” lo que “eres” Aquí Ahora, y es, en realidad, como si nunca hubieras sido otra cosa.

Disculpa eso no tiene sentido. Acabas de decir algo aquí que no tiene sentido.

El desafío aquí es hablar en términos terrenales de una situación o experiencia que está fuera de este mundo. Déjame decir simplemente que todas las cosas suceden secuencialmente y simultáneamente.

¡Eso tiene aún menos sentido! Las cosas suceden secuencialmente o simultáneamente. No puede ser de ambas formas.

¿No puede? Te estoy diciendo que toda la vida es de ambas formas.

¿Toda la vida es “secuencial” y “simultánea”?

Correcto.

Bueno, de acuerdo, entonces esto me desconcierta completamente. Soy incapaz de sostener esto en mi realidad.

¿Puedes concebir la posibilidad? ¿Puedes expandir tu mente para poder concebir la posibilidad?

No hay una palabra para esta experiencia en tu lenguaje, así que tendremos que inventar una. Digamos que toda la vida es “secuentánea”. Es “secuencial” y “simultánea” al mismo tiempo.

No sé qué decir. Supongo que todo y cualquier cosa es posible, y estoy dispuesto a admitir que no sé todo lo que hay que saber sobre la Realidad Última, pero sólo puedo ir hasta aquí. Aunque pudiera ir ahí conceptualmente, no puedo imaginarme estar ahí experimentalmente. No puedo imaginar experimentarlo.

Déjame ver si podemos encontrar otras palabras –algunas palabras “reales”- con las que poder explicártelos o, por lo menos, ponerlo un poco más claro.

Está bien, porque necesito ayuda aquí, y la necesito inmediatamente. O, mejor dicho, la necesito secuentáneamente…

Perfecto. ¡Eso es Perfecto!

Ahora, imagina conmigo una realidad donde el tiempo no existe. No de la forma que tú te imaginas. Hay un solo momento, el Dorado Momento del Ahora.

Todo lo que ha sucedido está sucediendo ahora, y siempre sucederá: está sucediendo Ahora Mismo.

Todo es verdad con respecto a todas tus vidas, no sólo a la parte de tu experiencia que llamas esta vida en particular o al Más Allá. La diferencia es que en el Más Allá lo sabes. Lo experimentas.

De acuerdo, pero espera un segundo. Acabas de decir que todas mis vidas están ocurriendo simultáneamente. Quieres decir, todas mis encarnaciones, ¿verdad?

Si. Pero también me refiero a todas tus almas “pasadas” a través de esta encarnación.

¿Estás diciendo que paso a través de esta vida más de una vez?

Correcto. Y muchas posibilidades, muchas experiencias, pasan al mismo tiempo.

Pero si todo está pasando simultáneamente… eso significaría que tendría que haber “realidades alternativas”. ¿Estás diciéndome que hay algo así como “universos paralelos” que transcurren al lado del nuestro, en los que el “yo” que soy “yo” está teniendo otras experiencias?

Sí.

Bueno, me dijiste al principio que algunas partes de esta conversación podrían parecerle demasiado “descabelladas” a la gente, y ciertamente estás cumpliendo tu promesa. Mucha gente diría que el último escenario es simplemente pura ciencia ficción.

Y no lo es. Como dijiste antes, esto es ciencia.

¿Esto también es ciencia? ¿Hablar de realidades alternativas es ciencia?

¿Piensas que vivimos en un mundo de sólo tres dimensiones? Pregúntale a un físico cuántico sobre eso.

¿No vivimos en un mundo de tres dimensiones?

Experimentas un mundo de tres dimensiones, pero no vives en un mundo de tres dimensiones.

¿Qué significa esto?

Significa que la Realidad Última es mucho más compleja de lo que nunca te hayas imaginado. Significa que hay mucho más de lo que se ve. Te digo que todas las posibilidades existen en todos los tiempos. Estás eligiendo la posibilidad que deseas experimentar ahora de entre un campo multidimensional de posibilidades infinitas.

Y hay otro “tú”, eligiendo cosas diferentes, aquí mismo, ahora mismo.

¿Otro Yo?

Correcto.

¿Estás diciendo que “yo” existo multidimensionalmente?

Sí.

Autor: Neale Donald Walsch

Fuente original: Extracto del libro de Neale Donald Walsch, “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina”, Editorial Kier

 

El autor de EN CASA CON DIOS UNA VIDA QUE NUNCA TERMINA es Neale Donald Walsch, esta 

Fuente original: Extracto del libro de Neale Donald Walsch, “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina”, Editorial Kier

¿Y qué pasa con los que se crearon un “cielo” para sí mismos? ¿Irán alguna vez a la etapa tres?

Finalmente, sí. Recordarán todo aquello para recordar aquello con lo cual crearon la experiencia

 

 

 

Solicita información sobre el estudio de Vidas Pasadas sin Regresión© que realizo hace tantos años y sobre el cual podrás ver ejemplos en varias de mis páginas.

 

Puedes adquirir el libro Vidas Pasadas-Tiempo Presente en las principales librerías virtuales del mundo e inclusive descargarte de las mismas una demo antes de decidir tu compra para leer y ver si el libro es de tu interés. Tienes diferentes opciones de formatos, tanto impreso como formato digital (para Kindle) y por lo tanto, opciones de precios también.

 

Vidas Pasadas en Amazon             

 

Vidas Pasadas en Lulu

 

 

 


http://www.marianelagarcet.info


http://www.octogonmistic.com.es


http://marianelagarcet.com

 

¿Te interesaría saber quién has sido en
Vidas Anteriores?¿crees en la Reencarnación?

entérate de una manera no invasiva,
realizando un estudio de vidas pasadas sin regresión:


 


 

¿Te gustaría saber más sobre tu potencial?¿ Tienes certeza
sobre tu profesión, tus capacidades, o cómo hacer para destacarte?

Puedes averigüarlo realizándote un estudio numerológico:






Pagina nueva 1

Aprovecha la oportunidad de comprar un libro sobre Vidas Pasadas que te
ayudará a esclarecer tus dudas sobre el tema de la reencarnación, las almas
gemelas, las experiencias de vida después de la muerte y mucho más.


Promoción especial en LULÚ

 

 

 




Post Footer automatically generated by wp-posturl plugin for wordpress.

Experiencias Reales


Experiencias Reales

En esta página, ofrecemos algunos testimonios reales, experiencias de personas que han experimentado vidas pasadas, y que han sido conscientes de otras vidas, algunas a través del estudio de vidas pasadas®

Después de la Muerte

1.- LA ONCEAVA REENCARNACION DEL PANCHEN LAMA

por J.C.Deus

Tras años de plegarias ante la embalsamada figura del Panchen Lama conservada en una urna, con el rostro protegido por una lámina de oro y el cuerpo en postura de loto conservado con infusiones de hierbas para prevenir su descomposición, los deseos de lamas y monjes del budismo tibetano se han hecho realidad con su reencarnación, anunciada oficialmente por el Dalai Lama hace un año, concretamente el 14 de mayo de 1995.

Gedhun Choekyi Nyima, de seis años de edad, hijo de una familia pobre del noroeste tibetano que vive a 20 kilómetros de Lhasa, superó con éxito la prueba de reconocer los objetos personales de su antecesor. Chatral Rimpoche, que dirigía el equipo de búsqueda, obtuvo también una respuesta positiva del Oráculo oficial tibetano, consultado para la ocasión mediante un minucioso proceso conocido como ‘Las Súplicas a las Tres Joyas Infalibles’.

Encarnar en un feto de seis meses

Aunque Gedhun nació sólo tres meses después del fallecimiento del X Panchen Lama, y por tanto había sido concebido seis meses antes, lo que normalmente invalidaría su elección, la explicación oficial de la excepción es que los seres altamente desarrollados como el fallecido pueden escoger el momento de renacer y no tiene por que ser el momento de la concepción.

El secretario privado del Dalai Lama, Tenzin Geshi, ha declarado: ‘El descubrimiento es extremadamente importante, pues aunque el título de Panchen Lama no tiene importancia política, desde el punto de vista religioso es el más próximo a Su Santidad’. Pero el gobierno chino ha montado en cólera por haber sido marginado en un proceso en el que tradicionalmente se había influido considerablemente desde Pekin. No en vano el Panchen Lama es una especie de contrapeso del Dalai Lama y el encargado de encontrar la reencarnación de éste a su muerte.

Al proclamar al niño unilateralmente a mediados de mayo desde la sede del gobierno tibetano en el exilio en Dharamsala como auténtico Panchen Lama o ‘Gran Precioso Maestro, Manifestación de Amitabha Buda, el Buda de la Infinita Luz’, el Dalai Lama sorprendió a los chinos que esperaban anunciar la buena nueva el próximo septiembre para celebrar el treinta aniversario de la creación de su Region Autónoma del Tibet.

La Oficina de Asuntos Religiosos del Consejo de Estado de los ocupantes chinos ha calificado el acto como ‘conspiración política totalmente ilegal’ pues siempre la designación del Panchen Lama había sido sometida a aprobación de los chinos antes de su anuncio público. El Panchen tradicionalmente había sido más bien pro-chino desde su sede de Shigatse, rival de Lhasa. El décimo Panchen fue al comienzo de la invansión china favorable a la misma, pero durante la revolucion cultural criticó los tremendos excesos y la destrucción de cientos de templos, por lo que fue encarcelado durante diez años. Tras cumplir la condena aumentó su criticismo y en una de sus pocas salidas de su sede declaró que las pocas ventajas de la invansión habian supuesto un precio demasiado elevado para los tibetanos.

Fue envenenado su antecesor?

Pues bien, en enero de 1989, a los pocos días de esta declaración, tanto el como sus padres y su maestro sufrieron todos ataques de corazón, falleciendo el Panchen Lama a resultas de ello. Muchos tibetanos sospechan que fueron envenados por los chinos.

Ahora, el niño Gedhun Choekyi Nyima iniciará los estudios intensivos de ‘Geshe’, el doctorado de quince años de filosofia budista tibetana. Segun Tsering Shakya, un historiador tibetano que vive en Londres, ‘el Panchen Lama siempre ha sido una tercera voz entre la de del Dalai y la de los chinos. El Dalai Lama puede haber logrado una victoria en su guerra propagandística con el gobierno chino pero los chinos pueden hacerle pagar cara esta victoria rehusando iniciar negociaciones para encontrar una solución definitiva al conflicto’.

Cuando a principios de 1989 se produjo el fallecimiento del Panchen Lama, la segunda más alta autoridad espiritual tibetana, moría un hombre polémico, colaborador de los ocupantes chinos para unos, simple rehén de los mismos para otros. Era la décima reencarnación de Lobzang Chokyi Gyaltsen, un sabio monje tibetano del siglo XVII. Desde entonces se buscaba a la onceava reencarnación. Los monjes del monasterio de Tashilhunpo en Shigatse desarrollaron un concienzudo proceso de selección que duro seis años. Un complejo ritual que, según un informe de la prensa occidental de la época, ‘a menudo ha producido sospechas de fraude y ejemplos de manipulación entre grupos rivales tibetanos y autoridades chinas’, quienes tradicionalmente -mucho antes de la invansión- han vigilado de cerca el proceso de elección del reencarnado para inclinarle de su lado. El que tardara tanto el hallazgo de su reencarnación se interpretaba por los nacionalistas tibetanos como una condena tácita de las fuerzas celestiales hacia la ocupación del Tíbet y sus actuales autoridades impuestas.

Intervienen los chinos

Pero la historia no iba a quedar así y el contrataque del gobierno chino ha sido tan astuto y taimado como cabia esperar. El gobierno en el exilio del Dalai Lama anuncio al nuevo Panchen Lama reencarnado mientras el ni`no proseguia su vida normal con su familia en el interior del Tibet.

Al conocer la noticia, las autoridades chinas iniciaron una carrera contra reloj para localizar a Gedhun Choekyi Nyima, siguiendo las pistas que inocentemente proporcionaban los comunicados oficiales tibetanos y sirviendose de chantajes y amenazas para conseguir complicidades en el entramado religioso tibetano.

Detectado finalmente su lugar de residencia, desencadenaron una operación sorpresa con aterrizaje de helicópteros en su aldea, que consiguio secuestrarle y transladarle a un lugar desconocido dentro de territorio chino fuertemente custodiado por su policia. Ahora el XI Panchen Lama esta en sus manos y haran lo posible e imposible por no perder su control.

El suen`o tibetano de reunir al Dalai Lama y al Panchen Lama junto al gobierno en el exilio y respaldando al unisono la causa tibetana ha fallado de momento en esta rocambolesca historia. Pero tal como se suceden los acontecimientos cabria esperar nuevos y sorprendentes capítulos en esta saga de reencarnacion, religión y política.

El Dalai Lama contra China: La batalla de los niños reencarnados
Nadie podía pensar que la creencia oriental en la reencarnación fuera a convertirse en asunto político de máxima importancia. Pero el pulso entre el gobierno chino y el gobierno tibetano en el exilio por el control del niño que sería reencarnación del Panchen Lama -segunda autoridad tibetana- se ha convertido en una pieza clave para el futuro del Tíbet, ocupado y anexionado por China a finales de la década de los cincuenta.

El Dalai Lama había proclamado el 14 de mayo de 1995 a Gedhun Choekyi Nyima, de seis años de edad, hijo de una familia pobre del noroeste tibetano que vive a 20 kilómetros de Lhasa, como reencarnación oficial del X Panchen Lama, fallecido en 1989.

Pero el gobierno chino montó en cólera con esta declaración unilateral que pretendía marginarle de un asunto en el que históricamente había tenido autoridad, y no sólo parece haber detenido al niño, su familia y los monjes que le habían seleccionado, sino que nombró su propio Panchen Lama rencarnado, el niño Gyaincain. Era la primera vez en la historia que dos rivales Panchen Lama se disputan ser la auténtica reencarnación de esta la segunda autoridad religiosa tibetana.

Según la revista ‘Reincarnation International’ el Dalai Lama ha hecho público recientemente su optimismo sobre la reanudación de contactos con las autoridades chinas para intentar una salida al problema el Tibet. Habría declarado también que las actuales posiciones beligerantes chinas en lo referente no sólo al Tíbet sino también a Taiwan y Hong Kong, son una fase temporal que no durará demasiado.

Pero también el Dalai Lama mostró su preocupación por la suerte del niño que él y el gobierno tibetano en el exilio habían escogido como reencarnación del Panchen Lama: teme que haya podido ser asesinado pues hace meses que ha desapareció sin dejar huella y nada se sabe de su paradero, a pesar de tranquilizadores declaraciones oficiales chinas no apoyadas con ninguna prueba.

En cuanto al heredero reencarnado elegido por los chinos, parece encontrarse fuertemente vigilado en Pekin en la residencia de un antiguo alto cargo del partido hoy caido en desgracia.

La madre de Osel. María Torres es budista desde los años setenta. Convencida de que su hijo es la reencarnación de un lama, se queja de la rigidez de su educación y de que prácticamente no le ha visto en los últimos tres años.

HACE CINCO años, Osel, el niño lama de las Alpujarras, la reencarnación reconocida del lama Yeshe, le envió una cinta a su madre desde el monasterio de Sera, al norte de la India, centro de estudios en su vida anterior. Osel, único niño entre 2.500 monjes, tenía ocho años. Después de pasar una temporada en Suiza había dado dos veces la vuelta al mundo, recibía visitas de los pueblos de los alrededores, participaba en ceremonias religiosas y distinguía de manera habitual y preclara objetos y personas de su reencarnación pasada. Así y todo, Osel quería que su madre fuera a buscarle. “Máma, ven y sácame de aquí”, grabó.
María Torres, la madre de Osel, que todavía vivía en las Alpujarras, en Granada y que ahora se ha trasladado a Sevilla cogió un avión, llegó al lamasterio, le quitó la túnica a Osel, le puso unos vaqueros, el niño llamaba mucho la atención en el aeropuerto con su túnica naranja, y se lo trajo a España para que visitara a sus seis hermanos. Osel, que no descuidaba durante las vacaciones los estudios de filosofía tibetana, se asombraba muchísimo si veía una pareja besándose (“mamá, mira qué guarrería”), se empeñaba en jugar a las máquinas en el bar, desconocía los helados, se sorprendía con las niñas, estaba encantado con los vídeos y los pepinillos en vinagre y no entendía muy bien que los demás niños del pueblo no le reconocieran también como lama reencarnado. “No es justo que yo tenga que rezar y los otros no”. “Ser lama requiere un esfuerzo muy grande”, le advertía su madre. “Lama y todo, también tienes que hacer de caballito cuando juegues. No está bien que siempre seas tú el que se suba encima de los demás niños. Ellos no son tus asistentes, como en el monasterio”. “Mamá, preguntaban los hermanos, y por qué no soy lama yo también?”.
Hace cinco años, cuando tenía ocho, Osel envió una cinta a su madre desde el monasterio: “Mamá, ven y sácame”

A María, que no dudaba ni duda de la predestinación de Osel, reencarnación del lama Yeshe, su propio guía espiritual en los setenta, futuro líder llamado según todos los indicios a ser puente entre el budismo tradicional y el occidental, le preocupaba que Osel no jugara más que con monjes que además de jugar y mientras jugaban, le reverenciaban. “Su tutor había sido hasta entonces un monje español, Basilio, curiosamente, mi primer marido. Los dos descubrimos a la vez el budismo en Ibiza en los años setenta poco después de separarnos. Después de cuatro años pidió, lógicamente, un descanso. Empezaron a cambiar los asistentes cada vez con más frecuencia y yo notaba que Osel sufría carencias afectivas, que no se relacionaba bien con otros niños. En fin, pensé que unos días en casa le vendrían bien. Su padre, Paco, del que también me había separado, trabajaba entonces en Londres y me propuso que los niños, incluido Osel, le visitaran unos días. A mí me pareció buena idea”.

Su padre, entonces, y aunque ésa es otra historia trabajaba en la construcción de la casa del músico José María Cano, en Londres. Su hermano Nacho había vuelto de un viaje a la India (que le ayudaron a organizar los padres de Osel) muy impresionado después de leer en la autobiografía del Dalai Lama que el juguete favorito de Su Santidad era el mecano. Agradecido, compuso Aidalai. Osel viajó a Londres y no volvió. Su padre lo llevó de vuelta a la India. “Ahí empezó la tensión en nuestras relaciones. Exigí un convenio ante notario. Un acuerdo que garantizara que Osel pasaría conmigo un mes al año. Pedí también que se me informara de sus viajes y que se educara con otros niños. Parecían estar de acuerdo. Su padre se quedó en el monasterio como asistente y eso me tranquilizó. Enviamos a su hermano Kunkien para que le acompañara en el lamasterio. Al menos tendría un niño con quien relacionarse. Todo parecía ir mejor. Pero en el 94 no vino. El verano siguiente lo trajeron para una visita de tres días. Entonces di esquinazo a los asistentes y me lo llevé por ahí tres semanas. Fue muy divertido, pero a la vez le creó muy mala conciencia. Tenía complejo de culpabilidad. Las cosas empeoraron. Desde el monasterio se vivió como un secuestro. Pasé dos años sin verlo y ahora, en el mes de marzo, sólo nos ha visitado durante tres días. En realidad, tres años sin saber apenas nada de él. La relación entre nosotros es cada vez más difícil. Él mismo dice que no quiere venir. Le han convencido de que retrocede en sus estudios y de que soy una mala influencia”.

“LA MÁSCARA”
Juan Manzanera fue el tutor que acompañó a Osel desde los seis hasta los ocho años. El que envió la famosa cinta en la que Osel pedía volver. “Ahora, con la distancia lo veo como la típica pataleta de niño pequeño. No creo que estuviera realmente descontento. Los fines de semana jugaba con otros niños lama reencarnados… Es verdad que durante unos meses tuvo rabietas y preguntaba por su madre… Cosas de niños”.

“Los fines de semana, en el monasterio, Osel jugaba con otros niños lama reencarnados”, dice su segundo tutor
Osel tiene ahora 13 años. Además de Mecano le gustan Michael Jackson y los pantalones vaqueros. Cuando viajó a España, el mes pasado, visitó en Barcelona a Basilio, su primer tutor y el primer marido de su madre. Vieron juntos La máscara en vídeo. Basilio, que se instaló en Barcelona, y se dedica a las traducciones y a las charlas sobre budismo, cree que Osel es un niño afortunado. “Con más opciones que los críos normales. Cuando yo vivía con él en el monasterio era todavía muy pequeño. Comenzaba a memorizar algunas cosas y, sobre todo, jugaba. Después, en Suiza, aprendió a esquiar y le encantaban los dibujos animados. Hasta a la reencarnación de un lama hay que decirle que basta ya de televisión o que tiene que irse a la cama. Acaba de entrar en la adolescencia y ya ha conocido gente de todas las culturas”.

Antes de que Osel cumpliera un año, se descubrió que era la reencarnación del lama Yeshe, difusor del budismo en Occidente, inspirador de la coNstrucción de un centro de retiro y meditación en las Alpujarras que dirigieron María y Paco. “El lama Yeshe era nuestro maestro, un hombre tolerante y nada rígido que hasta visitaba los nigth clubes porque quería conocer tanto el dolor como el placer occidental. Cuando murió, su discípulo, el lama Zopa, viajó buscando su reencarnación en un niño occidental. Llegó a nuestro centro, en Granada y vio a Osel, que gateaba. Entonces reconoció una visión premonitoria que le había llegado en sueños. El lama Yeshe se había reencarnado en mi hijo”.

PRUEBAS
Informado el Dalai Lama, María y Osel viajaron a la India. Osel superó las pruebas. Reconoció el rosario y la campana que le habían pertenecido en su vida anterior y toda la familia se trasladó con él para que comenzara su educación. “Nadie nos conocía. Renovábamos nuestro visado de turistas y todo iba bien. De pronto, viajaron los Reyes de España en una visita oficial y la Reina se interesó por el niño lama español. Suficiente para que las autoridades nos tomaran en cuenta. Nos prometieron un visado especial y cuando todo parecía mejorar, de repente, presiones chinas, según nos dijeron, les obligaban a expulsarnos del país. La familia se separó”.

A Osel, que tiene trece años, le gustan Mecano, Michael Jackson, los vaqueros, los dibujos animados y los pepinillos

Osel vive ahora en una casa, la mejor, de las que se han construido alrededor del Monasterio. “Su concepto del respeto por lo occidental, consiste en que mi hijo tenga cuartos de baño y un jardín. Les resulta imposible entender que la familia, sobre todo la madre, tenga algo que decir una vez que el niño ha ingresado en el monasterio. Supongo que le advierten de que su relación conmigo le perjudica. A mí, en estas circunstancias me resulta muy doloroso verlo. Intento contrarrestar un poco. La última vez que nos visitó, en Sevilla le pregunté: ‘¿qué prefieres la habitación de lama que te he preparado o dormir en las literas con tus hermanos?’. Prefirió las literas, claro”.

María y su tercer marido, François, tienen en Sevilla una agencia de viajes alternativos y 12 niños entre los dos de parejas anteriores. El padre de Osel envía cada mes y por cada uno de sus siete hijos una pensión de 45.000 pesetas, que él cobra de las autoridades religiosas tibetanas como tutor y asistente de Osel. “Es una cuestión de rigidez. Yo estudié en un colegio de monjas y sé lo que pueden las estructuras inmovilistas. No soy una madre histérica o inconsciente. Sabía cuál era el destino de mi hijo, pero hemos llegado a un punto en el que él prefiere no venir y yo, en esas circunstancias prefiero no verlo. Cuando sea mayor puede elegir dejarlo, pero sería un deshonor para el monasterio”.

MANIFESTACIONES
A Osel le esperan otros cinco años como mínimo en el monasterio. Quizá más. Algunos lamas han dedicado 40 a esa fase de la educación. Estudia en una escuela inglesa por correspondencia, en español, y por supuesto, en tibetano. Sólo otros cinco niños occidentales han sido reconocidos como lamas reencarnados. Osel es el más joven. Uno de ellos, canadiense, renunció y ha preferido dedicarse a tocar la guitarra. A Osel, ahora, sólo le queda manifestarse progresivamente. ¿Y si no se manifiesta? “Habrá aprendido mucho, en cualquier caso”, dice su primer tutor. De momento, no hay peligro. María Torres, que escribió un libro en el que contaba “las memorias de la madre de un lama reencarnado”, daba fe hace algunos años de los avances de Osel, en lo que a manifestaciones se refiere. Un viaje a Estados Unidos. Una antigua discípula del lama Yeshe que le pide una prueba. Osel levanta las manos y baila. La discípula recuerda al lama reencarnado a punto de morir haciendo el mismo gesto para animarla y demostrarle que hay que sobrellevar la enfermedad con alegría. Otra prueba. “Uno de los monjes poseía unas gafas de sol que habían pertenecido al lama Yeshe. Las dispuso encima de una mesa con cuatro más, todas muy similares. Llamó a Osel y le preguntó: `¿Puedes traerme tus gafas por favor?’. El niño se acercó a la mesa, escogió las gafas y volvió al monje para darle con ellas un golpe en la cabeza. Todos rieron”.

2.- Otras reencarnaciones tibetanas conflictivas

EL DECIMOSEPTIMO GYALWA KARMAPA

La tradición Kargjupa del budismo tibetano llevaba desde 1981 sin su Karmapa (líder espiritual), tras el fallecimiento en esa fecha de Samye Ling, su XVI reencarnación. Las señales para iniciar la búsqueda del nin`o que seria la XVII reencarnacion no aparecían, y el problema sucesorio se agravaba. Por fin, iniciada ya la década de los noventa, Tai Situpa, su discípulo principal y uno de los cuatro regentes que ejercían el poder de forma transitoria, recordó un amuleto regalado por el fallecido, y hete aqui que en su interior aparecieron, en forma de poema de su puño y letra, las metaforas cripticas que servirian para identificarle. Pero, al iniciar la búsqueda, el encargado de ella, otro de los cuatro regentes, Jamgon Kongtrul, murió en un extraño accidente. Después, otro de los regentes y sobrino del anterior karmapa fallecido, Shamar, se negó a aceptar al seleccionado -un nin`o de ocho años de la provincia tibetana de Kham llamado Ugen Thinley- y recientemente ha presentado su propio candidato, otro nin`o, llamado Tenzin Chentse y ahora oficialmente Thaye Dorje. Por tanto, actualmente, hay dos simultaneas ‘Decimoseptima Encarnación del Gyalwa Karmapa’, un cisma sin precedentes en el linaje Kagju, y un gran escandallo cuyas implicaciones amenazan minar la buena imagen conquistada por los seguidores y simpatizantes del budismo tibetano en Occidente.

por Jose Catalan Deus

El pasado octubre, el maestro Lopon Tseschu Rinpoche vino a España a dirigir una Gran Iniciación al Kalachakra -el ritual de iniciacion mas importante del budismo tibetano- y la ceremonia en este caso estaba dedicada a Thaye Dorje, XVII Gyalwa Karmapa, el segundo de los nin`os que aspiran a ser la verdadera encarnacion del linaje Karma Kagyu. La ceremonia tenia especial importancia ademas porque era el primer Kalachakra en nuestro pais y se adelantaba cincuenta dias al que el mismo Dalai Lama tenia previsto dirigir en Barcelona. Y porque iba acompan`ada del proyecto de construccion en el lugar de celebracion -el Centro Karma Guen cercano a Velez Malaga- de una Stupa del Kalachakra de trece metros de altura presentada como la primera de su especie en Occidente. Con todo ello, los partidarios de Dorje obtenian cierta ventaja sobre los de Thinley, la otra tendencia en lucha que protagoniza el cisma de la orden en todo el mundo.

Ademas, en las ceremonias se preveía realizar la transmisión por primera vez en la historia a dos lamas occidentales, Ole y Hannah Nydall, que se convertirian asi en los primeros hombre y mujer blancos detentadores del linaje y autorizados a transmitirlo. Ole y Hannah son una pareja danesa que en 1969 fueron en luna de miel al Himalaya y se convirtieron en los primeros discipulos occidentales del XVI Kyalwa Karmapa. Desde 1972 extienden la ensen`anza por Occidente y a ellos se debe en buena parte el desarrollo de la misma. Y se han situado claramente de este lado del cisma.

DE UN LADO Y DEL OTRO DEL CISMA

Norma Levine, una de las mas conocidas budistas occidentales, esta decididamente y sin vacilaciones del otro lado. Como una parte -según ella, la mayoría- de las autoridades, monjes y seguidores ‘kagjupas’, esta segura de que el nin`o Ugen Thinley es la autentica décimo séptima reencarnación del Gyalwa Karmapa, tal como fue proclamado a finales de 1993 en una impresionante ceremonia de coronación en la que ella estuvo presente junto a otras cuarenta mil personas.

Segun relata en unas largas declaraciones en la revista ‘Reincarnation International’, conocio hace veinte an`os a Samye Ling, la decimo sexta reencarnación de Su Santidad el Gyalwa Karmapa, cabeza de la Orden Kagyupa, fundada en el siglo XI, y segundo en la jerarquia tibetana despues del Dalai Lama, quien encabeza la otra rama oficial del budismo tibetano, la Orden Gelupka.

En 1981, Samye Ling murió de cáncer en Chicago, y corrieron rumores no confirmados de que signos milagrosos -calor notable en la zona del corazon dos dias después de muerto, entre otras cosas habían acompañado su fallecimiento. Pero los problemas empezaron con la búsqueda de su heredero, que segun la tradicion tibetana seria un nin`o en el que se hubiera producido la decimo septima reencarnacion de tan santo personaje.

El Karmapa no expreso en vida ninguna predicción acerca de su sucesor, pero siguiendo la costumbre escribió un mensaje para ser leído tras su muerte. Dijo que las instrucciones aparecían en el momento adecuado.

Asi que a partir de 1981 el momento había llegado, pero el mensaje no aparecía por ningún lado. Durante ocho an`os sus seguidores lo buscaron sin éxito, tanto en el monasterio Karmapa de Rumtek, en el Sikkim -en el pasado reino independiente, pero desde 1975 el estado de la India numero 22- como en otros muchos centros de la orden por todo el mundo.

Hasta que un día Tai Situpa, su discipulo preferido, recordó que el Karmapa le había regalado un talisman protector diciendole: ‘Un dia sera usado’. Y efectivamente, en su interior estaba el mensaje, la Sagrada Carta de las Predicciones, un poema que daba pistas para localizar su siguiente reencarnación.

Entonces comenzo la busqueda del decimoséptimo Karmapa. Y las tensiones.

El Karmapa Ling dejo cuatro ‘hijos espirituales’ destinados a actuar de regentes a su muerte y dirigir la búsqueda de su nueva encarnación. Uno de ellos, Shamar, al mismo tiempo sobrino, nego autenticidad al mensaje encontrado creando la confusion en las filas de la orden, todo ello segun la version de Norma Levine. Mantenia que Tai Situpa, tambien regente, habia escrito el mismo el mensaje. Pero parece ser que los expertos consultados no corroboraron esta interpretacion sino que ratificaron la autenticidad del mensaje. Asi se pronuncio tambien el Dalai Lama y otros dirigentes religiosos.

DISENSIONES Y ACCIDENTES

El enviado especial al Tibet para dirigir la busqueda, Jamgon Kongtrul, uno de los cuatro regentes, murio en un extran`o accidente de circulacion en una ruta desierta en el que la parte delantera de su coche resulto destruida como por una explosion antes de chocar con un arbol.

A pesar de ello, la busqueda prosiguio y por fin, el 23 de julio de 1992 la secretaria del Dalai Lama anuncio el final feliz de la busqueda y la aprobacion oficial del elegido en estos terminos:

‘Las sen`as personales del 17 Gyalwa Karmapa, indicadas en la Sagrada Carta de Prediccion dejada por el 16 Karmapa, consistentemente confirmadas por la investigacion realizada, y formalmente aprobadas por Su Santidad el Dalai Lama son las siguientes: 1) Nombre del reencarnado: Ugen Thinley, alias Apo Gaga. 2) Fecha de nacimiento: 26 de junio de 1985. 3) Lugar de nacimiento: pueblo, Bakor; distrito, provincia de Lhathok, region de Kham, Tibet ocupado. 4) nombre de los padres: padre, Karma Dondup Tashi; madre, Loga. 5) lugar de residencia, monasterio de Tsurphu, Tibet’.

Pero no fue suficiente para acallar la disidencia. El hecho de que el gobierno chino hubiera mostado una inusual rapidez en reconocer a Ugen Thinley como el 17 Karmapa hizo pensar a algunos que el nin`o podria ser una baza en su juego politico. La controversia siguio creciendo hasta hacer necesaria una nueva ‘notificacion oficial especial’ del gobierno tibetano en el exilio, que reconocia que se habian recibido muchas cartas con posterioridad al reconocimiento expresando preocupacion por todo el proceso. Se explicaba una serie de contactos de los regentes del monasterio de Rumtek con el Dalai Lama para informarle de la marcha del proceso de reconocimiento de la ultima encarnacion del Karnapa.

La notificación decía textualmente: ‘El 7 de junio de 1992, Situ Rinpoche y Gyaltsab Rinpoche mostraron a S.S. una copia de la Sagrada Carta de las Predicciones, una interpretacion de sus indicaciones, un informe preciso de los trabajos de busqueda y otros materiales complementarios para su examen y confirmación antes de la aprobacion final. De acuerdo con el anuncio formal emitido desde Rumtek, la Sagrada Carta y la interpretacion de sus indicaciones fue aprobada por los cuatro regentes en su ultima Reunion del Consejo celebrada en Rumtek el 9 de marzo de 1992. Su Santidad, despues de estudiar los materiales, comunico su aprobacion informal desde Brasil. El 29 de junio de 1992, Situ Rinpoche y Gyaltsab Rinpoche llamaron conjuntamente a Su Santidad a Dharamsala durante la man`ana mientras que Shamar Rinpoche por su cuenta lo hacia en la tarde del mismo dia. Los Rinpoches reportaron a Su Santidad detalles sobre el asunto. El 30 de junio de 1992 Su Santidad despues de considerar diversos aspectos dicto su aprobacion final’.

La prosa cuidadosamente criptica y diplomática del comunicado venia a confirmar las disenciones en el seno del consejo regente. Había desaparecido toda esperanza de que el conflicto se resolviera. Shamar por lo que parece decidió buscar un candidato rival a ser la 17 reencarnación.

EL SEGUNDO ASPIRANTE

Y lo ha encontrado. La revista norteamericana ‘Time’, en un articulo titulado ‘Batalla de los Futuros Budas’, revelo al mundo el nombre del nuevo aspirante al trono espiritual de los Kagjupa, la orden budista tibetana. Se trata de Thaye Dorje (de nombre real anterior Tenzin Chentse), de once an`os de edad, que fue presentado oficialmente en febrero pasado en la capital india Nueva Delhi. Escribiendo desde esta ciudad india, el periodista Jefferson Penberthy confirmaba que Kunzig Shamar Rinpoche, el sobrino del ultimo Karmapa, nunca acepto el descubrimiento de Ugen Thinley como la autentica reencarnacion del lider espiritual, a pesar de que el nin`o Thiley tenia el apoyo del Dalai Lama y otros lideres budistas.

Y daba también su versión, favorable al primer candidato: ‘Hace dos años en los centros militantes europeos de la orden, Shamar comenzó una campan`a contra el reconocimiento de este nin`o, nacido en el seno de una familia nómada. En febrero ultimo, consiguió trasladar a Dorje, su propio candidato, a Nueva Delhi. Shamar dice que el nin`o, al igual que su rival, viene de una familia pobre ‘de origen tibetano’ aunque su lugar de nacimiento no ha sido identificado. Aunque no pone en duda la autenticidad del poema que contiene las predicciones que dieron lugar al descubrimiento de Thaye, Shamar dice sin embargo que existe otra predicción que confirma a su candidato el nin`o Thaye Dorje en un mensaje que el ultimo Karmapa entrego a un eminente lama de otra secta que sera identificado ‘en el momento oportuno’. Sharmar también explica que Thaye Dorje fue escogido por medio de una tradición por la cual los reencarnados se identifican ellos mismos, a pesar de que no es normalmente seguida por los lideres de esta orden monástica tibetana’.

Lo que pueda opinar el mismo Thaye sobre todo ello no se conoce. Penberthy le describe con aspecto de perplejo, perdido y aprehensivo en la audiencia que obtuvo con el en Delhi, añadiendo: ‘El niño no hablo en ningún momento; sus asistentes respondieron todas las cuestiones que le plantee’.

Una sorprendente consecuencia de esta desafortunada lucha por el poder, según Penberthy, es que el Dalai Lama, supremo líder espiritual del gobierno del Tibet en el exilio, ha decidido que nunca mas se vera envuelto en un embrollo como este y no confirmará la validez de ninguna otra reencarnación.

 

 

 

Y EL ABAD DE DREPUNG

En lo que se refiere al último abad del monasterio de Drepung, el mayor del Tibet, el santo Khensur Pema Gyaltsen, que falleció el 3 de julio de 1985 y que al decir de sus seguidores permaneció tres dias y tres noches en posición de loto tras morir a los 76 años, su discípulo directo Choenzey ha esperado años hasta que el maestro le revelara detalles de como encontrar al nin`o en el que había reencarnado. La historia, de tan ‘cinematográfica’ fue reproducida en un documental previo a ‘Little Bhuda’ que quizá sirviera a Bertolucci de inspiración. Segun parece, tres an`os despues del fallecimiento del abad llego una carta de una mujer contando ciertas sen`ales de uno de sus hijos que coincidieron con la consulta al Oraculo Nechung y la opinion del Dalai Lama, siempre de obligada consulta cuando se trata de reencarnaciones de altos dignatarios. En julio de 1990 Choenzey inicio el rescate del nin`o reencarnado entrando ilegalmente en el Tibet y pasando por mil y una peripecias en medio de la difícil situación interna tras las sangrientas revueltas de 1987. Pero finalmente consiguieron sacar al nin`o de Lhasa y que llegara sano y salvo al Nepal. Cuentan y no paran acerca de las reacciones del nin`o que demuestran que es reencarnación del maestro. Ahora lo están educando para que cumpla su tarea de nuevo abad del monasterio Es realmente la reencarnación de Khensur Pema? Choenzey, quien mejor lo conocía, esa completamente seguro de ello. Pero es sabido, desde luego, que en el pasado hubo errores sonados y algunos pretendidos lamas reencarnados terminaron fugándose de los monasterios y fundando una familia como cualquier mortal.

El tema de las reencarnaciones de las autoridades del budismo tibetano puede convertirse en prueba de fuego para su definitiva aceptación e integración en Occidente. Mucha gente las ve con fascinación, queriendo ser convencido, temiendo no serlo. El exilio es una dura prueba para cualquier cultura. El mundo da vueltas vertiginosamente. Y en el centro de la vorágine esta, inmutable, el mandala Kalachacra.

 

 


http://www.marianelagarcet.info


http://www.octogonmistic.com.es


http://marianelagarcet.com

 

¿Te interesaría saber quién has sido en
Vidas Anteriores?¿crees en la Reencarnación?

entérate de una manera no invasiva,
realizando un estudio de vidas pasadas sin regresión:


 


 

¿Te gustaría saber más sobre tu potencial?¿ Tienes certeza
sobre tu profesión, tus capacidades, o cómo hacer para destacarte?

Puedes averigüarlo realizándote un estudio numerológico:






Pagina nueva 1

Aprovecha la oportunidad de comprar un libro sobre Vidas Pasadas que te
ayudará a esclarecer tus dudas sobre el tema de la reencarnación, las almas
gemelas, las experiencias de vida después de la muerte y mucho más.


Promoción especial en LULÚ

 

 

 




Post Footer automatically generated by wp-posturl plugin for wordpress.

Después de nuestra muerte


Después de nuestra muerte

 

¿Qué pasa después de nuestra muerte?, en este extracto del libro de Neale Donald Walsch, “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina” de Editorial Kier, podremos saber algo más…

Después de nuestra muerte

 

Esta es la Pregunta Eterna:
¿Qué pasa después de nuestra muerte?
Pero tengo que preguntarla, directamente, y espero que me des una respuesta directa.

Te la daré. Por supuesto que te la daré. Pero no va a ser una respuesta corta. No va a ser: “Bueno, te vas al cielo o te vas al infierno, dependiendo del tipo de vida que hayas tenido”.

No puedo darte ninguna respuesta de una frase a una pregunta como ésta.

No, eso se lo tendrás que dejar a la Iglesia.

Sin comentarios.

Entonces… ¿Tu respuesta?

Déjame empezar diciendo que hay una cosa que será la misma para todo el mundo, y es que tu muerte la experimentarás en lo que podría llamarse etapas o fases, y la primera etapa es la misma para todo el mundo.

En la etapa uno, en el momento de tu muerte, experimentarás instantáneamente que la vida sigue. Esto será lo mismo para todos. Podría haber un corto período de desorientación, hasta que llegases a darte cuenta de que no estás con tu cuerpo, sino que, en vez de eso, ahora estás separado de él.

Pronto llegarás a entender que, aunque hayas “muerto”, no has terminado tu vida. Es en este momento cuando comprenderás y experimentarás plenamente, quizás por vez primera, que no eres tu cuerpo; que un cuerpo es algo que puedes tener, pero no algo que eres. Inmediatamente te moverás a la etapa dos de tu muerte. Y ahí es donde los caminos individuales divergen.

¿De qué forma?

Si el sistema de creencias que adoptaste antes de tu muerte incluye la certeza de que la vida continúa, una vez que captes que te has “muerto”, sabrás inmediatamente qué está pasando, y lo entenderás. Tu segunda fase será entonces la experiencia de cualquier cosa que creas que pasa después de la muerte. Esto será instantáneo.

Si crees en la reencarnación, por ejemplo, puedes experimentar momentos de vidas anteriores de las que no tienes una memoria consciente anterior.

Si crees que te encontrarás envuelto en el abrazo de un Dios que te ama incondicionalmente, ésa será tu experiencia.

Si crees en un  Día del Juicio Final, seguido del paraíso o de la condena para toda la eternidad…

…sí, dime, ¿Qué pasa entonces?

Exactamente lo que esperas. Tan pronto atravieses la etapa uno de la muerte y te des cuenta de que ya no vives con un cuerpo, pasarás a la etapa dos y te experimentarás a ti mismo siendo juzgado, justo exactamente como te imaginaste que sería.

Si te moriste pensando que te merecías el cielo, inmediatamente, experimentarás eso, y si piensas que te mereces el infierno, inmediatamente experimentarás eso.

El cielo será exactamente como te imaginaste que sería, y lo mismo el infierno. Si no tienes ninguna idea sobre los detalles de cualquiera de los dos, te los inventarás en el momento. Entonces, estos lugares serán creados para ti de esa forma, instantáneamente.

Puedes permanecer en esas experiencias todo el tiempo que quieras.

Bueno, entonces, ¡puedo encontrarme en el infierno!

Tengamos esto claro: El infierno no existe. Simplemente no hay tal sitio. Por lo tanto, no hay un sitio tal al que puedas ir.

Ahora…¿puedes crear un “infierno” personal para ti si eliges hacerlo o si crees que es lo que te “mereces”? Sí. Así que puedes mandarte a ti mismo al “infierno”, y ese “infierno” resultará ser exactamente como te lo imaginas o sientes que deba ser; pero no te quedarás ahí un momento más de lo que decidas estar.

¿Quién podría quedarse ahí ni un segundo?

Te sorprenderías. Muchos viven con un sistema de creencias que dice que son pecadores y deben ser castigados por sus “ofensas”, así que estarán en realidad en su ilusión del “infierno”, pensando que esto es lo que se merecen, que esto es lo que les “corresponden”, que esto es lo que tienen que hacer.

No importa, sin embargo, porque no sufrirán en absoluto. Simplemente se observarán a sí mismos a cierta distancia y verán lo que está pasando: algo así como ver un vídeo educativo.

Pero, si no hay sufrimiento ¿Qué está pasando?

Sufrimiento, pero no habrá nada.

¿Perdón?

Lo que está pasando es que parecerá que están sufriendo, pero la parte de ellos que está mirando esto no sentirá nada. Ni siquiera tristeza. Simplemente estará observando.

Usando otra analogía, sería un poco como ver a tu niña “haciendo una escenita” en la cocina. Parece que la niña está sufriendo, agarrándose la cabeza con las manos o apretándose el estómago, con la esperanza de que mami la deje quedarse en casa y no ir al colegio. Pero mami sabe perfectamente que en realidad no está pasando nada. No le duele nada.

No es una analogía exacta. Pero se aproxima lo suficiente para ilustrar esta sensación.

Entonces estos observadores estarían mirándose a sí mismos en este “infierno” autocreado, pero sabrían que no es verdadero. Y cuando hayan aprendido lo que sientan que necesiten aprender (es decir, cuando se hayan recordado a sí mismos lo que habían olvidado), se “liberarán” y seguirán a la tercera etapa de la muerte.

Fuente original: Extracto del libro de Neale Donald Walsch, “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina”, Editorial Kier

 

Solicita información sobre el estudio de Vidas Pasadas sin Regresión© que realizo hace tantos años y sobre el cual podrás ver ejemplos en varias de mis páginas.

Puedes adquirir el libro Vidas Pasadas-Tiempo Presente en las principales librerías virtuales del mundo e inclusive descargarte de las mismas una demo antes de decidir tu compra para leer y ver si el libro es de tu interés. Tienes diferentes opciones de formatos, tanto impreso como formato digital (para Kindle) y por lo tanto, opciones de precios también.

Vidas Pasadas en Amazon             

Vidas Pasadas en Lulu

 

 


http://www.marianelagarcet.info


http://www.octogonmistic.com.es


http://marianelagarcet.com

 

¿Te interesaría saber quién has sido en
Vidas Anteriores?¿crees en la Reencarnación?

entérate de una manera no invasiva,
realizando un estudio de vidas pasadas sin regresión:


 


 

¿Te gustaría saber más sobre tu potencial?¿ Tienes certeza
sobre tu profesión, tus capacidades, o cómo hacer para destacarte?

Puedes averigüarlo realizándote un estudio numerológico:






Pagina nueva 1

Aprovecha la oportunidad de comprar un libro sobre Vidas Pasadas que te
ayudará a esclarecer tus dudas sobre el tema de la reencarnación, las almas
gemelas, las experiencias de vida después de la muerte y mucho más.


Promoción especial en LULÚ

 

 

 




Post Footer automatically generated by wp-posturl plugin for wordpress.

Luego de Partir


Luego de Partir

LUEGO DE PARTIR

 

 

Muchos se preguntan qué actividad harán luego de partir en el lugar al cual vayan… he aquí una respuesta:

Fuente original: Extracto del libro de Neale Donald Walsch, “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina”, Editorial Kier

¿Tengo que “trabajar” en el cielo?

No te preocupes. Será como jugar. Estarás jugando en los Jardines de Dios. Verdaderamente será el “cielo”.

Uso la palabra trabajo en el sentido de “cumplir con lo que empezaste a hacer”

¿Y qué es eso que “empezaré a hacer” en el cielo?

Cuando lleguemos a nuestras exploraciones del reino espiritual, veremos eso. No obstante, sabe esto ahora: no te irás de mi presencia hasta que yo haya hecho –y tú hayas respondido- la Pregunta Santa.

¿La Pregunta Santa?

Sí. Pero me gustaría hablarte de esto más adelante. Esto puede que sea la parte más importante de nuestra conversación, y quiero preparar un poco más el terreno.

De acuerdo… pero ya son dos las cosas de las que has dicho que son muy importantes y que has dejado para más adelante. Anteriormente dijiste que tenías una respuesta a una pregunta mía que realmente podría conmocionarme. Dijiste que “había mucho trabajo preliminar que hacer antes”. Ahora me estás diciendo que me vas a revelar qué es la “Pregunta Santa”, pero sólo después de “preparar un poco más el terreno”. Así que me tienes realmente intrigado aquí.

Bueno, la muerte es algo que te intriga. Te intriga y es emocionante y es totalmente maravillosa.

Entonces, si Dios estaba ahí para recibir a mi madre, dime, ¿Qué aspecto tenía Dios? O sea, cuando me encuentre contigo, ¿Podré reconocerte? ¿Qué aspecto quieres que tenga? ¿Vas a tener el aspecto que yo quiero que tengas?

Sí. Como en todas las cosas, tendrás cualquier cosa que elijas. Sí, sí y, una vez más sí.Si eliges que me parezca a Moisés, me pareceré a Moisés. Si esperas que me parezca a Jesús, me pareceré a Jesús. Si deseas que me parezca a Mahoma, me pareceré a Mahoma. Adoptaré cualquier forma que esperes o que te haga sentirte cómodo en mi Presencia.

¿Qué pasa si no tengo la menor idea de cómo es Dios? En ese caso seré un sentimiento. Será el sentimiento más maravilloso que hayas tenido nunca. Se sentirá como sí estuvieras inmerso en un baño de luz cálida, como si estuvieras siendo abrazado por el amor. O puede que te sientas como si estuvieras envuelto en un capullo, o suspendido en un radiante receptáculo ingrávido de aceptación absoluta e incondicional.

Experimentarás este mismo sentimiento en el caso de que apareciera ante ti en alguna forma física. Al final esa forma se disolverá en un sentimiento, y nunca más tendrás la necesidad de verme en ningún tipo de forma o manera en particular. No obstante, recuerda ahora lo que he dicho. Es imposible morir sin Dios, pero no es imposible pensar que lo estás haciendo. Puedes pensar lo que quieras en la etapa dos de la muerte.

Así que la energía de mi Esencia Pura puede rodearte y tú puedes elegir rechazarla, reducir la experiencia, creer que es una alucinación o descartarla por completo.

Yo nunca haría eso. ¿Por qué  iba a hacer eso? Lo has hecho muchas veces durante tu vida. ¿Qué te hace pensar que no podrías hacerlo después de tu muerte? Porque no sería tan tonto. Cuando esté muerto, es de esperar que no sea tan tonto.

Además, cuando esté muerto, tú harás que sea muy claro para mí que tú eres Dios, y que soy amado, y que esta experiencia que estoy teniendo eres Tú, dándome la bienvenida a Casa. Escúchame. La muerte es un momento de creación.

Hay un ajuste de energía en el momento de lo que tú llamas muerte que sintoniza con precisión la energía con la que entras en ese momento,produciendo un efecto duplicativo en el mundo no físico en el que acabas de entrar, para que puedas continuar teniendo la experiencia que has estado creando, incluso durante tu transición a otro reino. (El mismo proceso ocurre al nacer, sólo que al revés.

Cuando naces, la energía que has traído contigo del reino espiritual se transforma en materia por este proceso de sintonización de energía, produciendo un efecto duplicativo en el mundo físico en el que acabas de entrar). Recuerda lo que dije antes: la muerte es un umbral, y la energía con la que atraviesas ese umbral determina qué hay al otro lado. Ahora, puedes re-crear algo nuevo en cualquier momento que elijas (igual que en la vida), pero encontrarás ahí, inicialmente, lo queesperas encontrar ahí.

Si no crees en Dios, y entras en la muerte no creyendo en Dios, Dios estará ahí y tú experimentarás a Dios, no más de lo que lo experimentaste durante tu vida. Tienes que saber que Dios está presente para experimentar que Dios está presente. Si miras una flor y sabes que Dios está ahí, verás a Dios ahí. Si no, no verás nada más que una flor. Puede que incluso veas una mala hierba.

Si miras a alguien a los ojos y sabes que Dios está ahí, verás a Dios ahí. Si no, no verás nada más que un ser humano. Puede que incluso veas un villano. Si te miras a los ojos en un espejo y sabes que Dios está ahí, verás a Dios ahí. Si no, no verás nada más que una persona tratando de descifrar quién está ahí. Puede que incluso veas a una persona que no tiene la respuesta a esa pregunta.

¿Quieres decir que Dios no me rescatara de mi propio “no-saber”? Dios te está “rescatando” cada día de tu propio no-saber. ¿Sabes esto? Supongo que sí. ¿Sí? Bueno, a veces.

Es lo mismo inmediatamente después de la muerte. A veces la gente lo sabe, y a veces no. Y, según sea aquello en lo que crees, así se hará en ti. ¡Menudo mensaje, hombre! Ciertamente esperaba más que esto. Esperaba que me dijeras que la presencia de Dios en el Más Allá haría “borrón y cuenta nueva”, anulando cualquier creencia en contrario y colmando el momento de una Gloria Absoluta.

Dios colmará el momento de una Gloria Absoluta, porque no hay nada más glorioso que el Acto de la Pura Creación y Dios te permitirá crear en el momento de tu muerte cualquier experiencia que desees. Esto es lo que pasa en la etapa dos de la muerte. En la etapa tres llegarás a conocer una Verdad más profunda sobre ti mismo: y entonces recordarás otra vez cómo crearla. Porque eres parte del Dios del que estás hablando aquí. Incluso aunque continúes imaginándote que no lo eres, todavía puedes crear cualquier experiencia que desees.

Y por eso ahora entiendes esto: tu primera experiencia después de la muerte es algo que estás creando aquí y ahora, y que continuarás creando entonces y allá, con tu pensamiento sobre ella y con tu esperanza.

 

Autor: Neale Donald Walsch Fuente original: Extracto del libro de Neale Donald Walsch, “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina”, Editorial Kier

 

 

Solicita tu estudio de vidas pasadas sin regresión


http://www.marianelagarcet.info


http://www.octogonmistic.com.es


http://marianelagarcet.com

 

¿Te interesaría saber quién has sido en
Vidas Anteriores?¿crees en la Reencarnación?

entérate de una manera no invasiva,
realizando un estudio de vidas pasadas sin regresión:


 


 

¿Te gustaría saber más sobre tu potencial?¿ Tienes certeza
sobre tu profesión, tus capacidades, o cómo hacer para destacarte?

Puedes averigüarlo realizándote un estudio numerológico:






Pagina nueva 1

Aprovecha la oportunidad de comprar un libro sobre Vidas Pasadas que te
ayudará a esclarecer tus dudas sobre el tema de la reencarnación, las almas
gemelas, las experiencias de vida después de la muerte y mucho más.


Promoción especial en LULÚ

 

 

 




Post Footer automatically generated by wp-posturl plugin for wordpress.

La “No vida”


ALMA ENTRANTE 5

Fuente original: Extracto del libro de Neale Donald Walsch, “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina”, Editorial Kier

¿Cómo puedo experimentar la “no vida”?

No experimentarás nada en absoluto. Simplemente no habrá experiencia. Las cosas seguirán ocurriendo, pero tú no podrás percibirlas.

Sería exactamente como sería ahora si estuvieras durmiendo mientras las cosas ocurren a tu alrededor.

¿Entonces no hay esperanza? Mi padre murió con la absoluta certeza de que no había nada de nada, ni vida de ningún tipo ni experiencia de ninguna clase, después de la muerte… entonces… no hay esperanza para él…

De nuevo, cuando mueres creyendo eso, es como quedarte dormido. Para experimentar algo más, simplemente tienes que despertarte.

¿Cómo se puede despertar él?

La buena noticia es que todo el mundo se despierta. Igual que en la vida terrenal no te quedas durmiendo para siempre, tampoco en el Más Allá permanecerás en un sueño inconsciente para siempre. Ese no es el plan.

El alma se despertará con la ayuda de los seres queridos y de los ángeles. Entonces se preguntará dónde está, por qué no está ocurriendo nada, qué pasó. Empezará a atar cabos, y en ese momento el alma pasará a la conciencia plena de la etapa dos de la muerte.

¿Cómo será eso? ¿Qué experimentó mi padre?

Lo que eligió experimentar entonces.

¿Cualquier cosa que quisiera crear? ¿Cualquier cosa en absoluto?

Definitivamente. Pero, si hay confusión, la experiencia podría ser un poco confusa. Una especie de mezcolanza de escenarios creados rápidamente que puede que tengan sentido o no.

Eso no suena muy emocionante.

No te preocupes. No es nada “malo”. Se trata sólo de orientarse otra vez. Es como pasar de una canal a otro en la televisión rápidamente con un mando a distancia. No pasa nada malo. Simplemente tienes que decidir qué “canal” quieres ver.

Si empiezas a sentir un poco agobiado y a desear tener algo de ayuda, inmediatamente te harás consciente de esos seres queridos y ángeles y espíritus que han estado revoloteando a tu alrededor y asistiéndote, esperando a que te dieras cuenta de que estaban ahí.

En cualquier caso, pronto te vas a quedar a gusto con una imagen, de entre las miles de imágenes de tu mente, y empezarás a crear desde ahí.

Pero ahora es importante que entiendas que ninguno de los escenarios que te he descrito tiene nada que ver con la Realidad Última. Eso se experimenta en la tercera etapa. Los escenarios que acabo de describirte son las primeras dos etapas, las etapas más tempranas, de tu “experiencia después de la muerte”.

De acuerdo. Entonces, en la primera etapa de la “muerte” lo que ocurre es que me daré cuenta de que ya no soy mi cuerpo. En la segunda etapa de la “muerte” me moveré a través de lo que yo haya imaginado o decidido que sucederá cuando “muera”. ¿Y en la tercera etapa? ¿Vas a describirme eso? ¿Qué me sucederá entonces?

Te fusionarás con la Esencia y empezarás a experimentar la Realidad Última en el Centro de tu Ser.

O sea, ¿Dios?

Puedes llamar a la Realidad Ultima como quieras. Algunos la llaman la Esencia.  Algunos la llaman Alá. Algunos la llaman Todo. No importa cómo la llames, es la misma cosa.

¿Qué pasa si eso es exactamente lo que yo siempre había pensado que pasaría?

¿Qué pasa  si qué es exactamente lo que siempre habías pensado que pasaría?

¿Qué pasa si lo que yo siempre había pensado que pasaría después de mi muerte era que estaría inmerso en Dios? ¿No se experimentaría eso entonces en la segunda etapa de la muerte?

Tu idea acerca de eso se experimentaría en la segunda etapa, sí. Es así porque en la segunda etapa de tu muerte estás operando todavía desde tu mente.

Sería una experiencia tan placentera y gloriosa como pudieras crearla, en tu imaginación. Pero entonces, en la etapa final de la muerte, tendrías la experiencia como es en realidad,  no como te has imaginado que sería.

Pero tienes razón. Lo estás captando. Si lo que siempre creíste que sucedería es que inmediatamente después de tu muerte estarías en Casa con Dios, lo estarás.

Esa es la más alta esperanza del mundo, y es verdad.

Mi madre no tenía esa esperanza, ella lo sabía. Mi madre sabía que sería recibida por todos los ángeles y que estaba volviendo a Casa.

Y eso es exactamente lo que experimentó. Después pasó a la siguiente etapa de la muerte, y su imaginación se transformó en una realidad aún más grande.

¿Experimentó la presencia de Dios? ¿Estabas ahí para recibirla?

Te lo estoy diciendo, estoy ahí para recibir a Todos.

Es imposible morir sin Dios. Siempre estaré ahí. Te abrazaré, te aliviaré, te daré la bienvenida y te aseguraré que eres perfecto tal como eres, y que estás perfectamente listo para entrar en el Reino del Cielo. Después te dejaré en las manos de las almas de tus seres queridos y de los ángeles, que te guiarán el resto del camino, conduciéndote al reino espiritual… o a lo que podría llamarse “el cielo auténtico”, en contraposición al que tú te has imaginado. Allí harás el trabajo que fuiste a hacer allí.

Autor: Neale Donald Walsch

Fuente original: Extracto del libro de Neale Donald Walsch, “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina”, Editorial Kier

 

Solicita tu estudio de vidas pasadas sin regresión


http://www.marianelagarcet.info


http://www.octogonmistic.com.es


http://marianelagarcet.com

 

¿Te interesaría saber quién has sido en
Vidas Anteriores?¿crees en la Reencarnación?

entérate de una manera no invasiva,
realizando un estudio de vidas pasadas sin regresión:


 


 

¿Te gustaría saber más sobre tu potencial?¿ Tienes certeza
sobre tu profesión, tus capacidades, o cómo hacer para destacarte?

Puedes averigüarlo realizándote un estudio numerológico:






Pagina nueva 1

Aprovecha la oportunidad de comprar un libro sobre Vidas Pasadas que te
ayudará a esclarecer tus dudas sobre el tema de la reencarnación, las almas
gemelas, las experiencias de vida después de la muerte y mucho más.


Promoción especial en LULÚ

 

 

 




Post Footer automatically generated by wp-posturl plugin for wordpress.